1. Articles News Events
  2. visions-of-the-future

Toyota GR Supra

Historia de los deportivos Toyota (parte 8)
El legado de los deportivos Toyota alcanza su máxima expresión en la quinta generación del Supra. El primer modelo GR de Toyota Gazoo Racing, la división de competición de la marca, ha sido concebido como un automóvil deportivo en su forma más pura, sin compromisos que disminuyan el placer de la experiencia de conducción.
Influencia de un icono con tecnología actual

Visto por primera vez en el espectacular prototipo FT-1 de Toyota, el nuevo GR Supra incorpora un concepto de diseño ‘extremo condensado’ sin renunciar a la particular influencia del 2000GT, lo que consigue emocionar a los amantes de los deportivos clásicos y cautivar a los entusiastas del motor.

Su largo capó, la cabina inclinada hacia atrás, el techo de doble burbuja y un motor de seis cilindros en línea con tracción trasera se combinan con un tratamiento aerodinámico de competición que le da una imagen potente y moderna, exudando deportividad por los cuatro costados.

En el interior del nuevo Supra el conductor se sitúa en el centro de la acción: un salpicadero inspirado en los monoplazas de carreras, asientos que nos recuerdan a la competición y la última tecnología de la automoción dan como resultado un gran turismo para el día a día y un deportivo para disfrutar en la pista.

Combinación estimulante de potencia, agilidad y precisión

Como decía Kiichiro Toyoda, fundador de Toyota, “los fabricantes de automóviles utilizan las carreras como una oportunidad para llevar el rendimiento de un vehículo al límite y competir por la supremacía, lo que les permite descubrir nuevas formas de avanzar en la tecnología automotriz".

Una tecnología heredada de la competición que hoy podemos ver plasmada en el nuevo Supra. Para dar vida a una nueva entrega del más famoso de los deportivos de Toyota, los ingenieros se han adherido a la forma clásica de un motor de seis cilindros en línea con 3.0 litros ubicado en la parte delantera y tracción trasera para ofrecer la experiencia de conducción más pura al volante.

Sus 340 CV de potencia y 500 Nm de par motor, combinados con una corta distancia entre ejes, un peso ligero, un bajo centro de gravedad y una estructura altamente rígida nos brindan un auténtico deportivo Toyota capaz de desenvolverse con soltura tanto en los circuitos como en la carretera.