1. electrificacion
  2. hibridos-toyota

¿Por qué un híbrido?

Repostar como siempre

Repostar tu vehículo híbrido resulta muy sencillo. Llena el depósito de gasolina como de costumbre en las estaciones de servicio para hacer funcionar el motor de combustión en viajes más largos. La batería de los híbridos Toyota son autorrecargables, se cargan mientras conduces.

Máximas prestaciones y eficiencia

Los modelos híbridos de Toyota alternan sin problemas entre la alimentación de gasolina y de energía eléctrica para optimizar la autonomía y el rendimiento de conducción. Simplemente, conduce como lo has hecho siempre, ahorrando combustible y con menos emisiones.

Autorrecargable

Un híbrido de Toyota tiene una batería híbrida autorrecargable que se recarga al frenar o al desacelerar, por lo que nunca tendrás que preocuparte por la autonomía de la batería. Puedes llegar a donde quieras sin depender exclusivamente de un punto de carga.

¿Cómo funciona un híbrido?

Un híbrido Toyota combina el motor de combustión con el motor eléctrico, ofreciendo siempre la máxima eficiencia. La batería se autorrecarga con la propia conducción. El resultado es ahorro en combustible, menos emisiones y un gran rendimiento. Si quieres profundizar, las siguientes animaciones muestran cómo funcionan nuestros híbridos.
  • Repostaje

    Llena el depósito como has hecho siempre.

  • Conducción eléctrica

    La batería proporciona energía a uno o más motores eléctricos, haciendo avanzar al vehículo.

  • Conduce como siempre

    El motor de combustión aumenta la autonomía en largas distancia mientras se carga la batería.

  • Frenada regenerativa

    Cuando frenas o deceleras, la energía que se genera se utiliza para cargar la batería.

FAQS

Los vehículos híbridos incorporan dos fuentes de energía que se complementan: un motor de gasolina y un motor eléctrico. Así, el coche híbrido es capaz de alternar, sin problemas, entre un motor de combustión y la eficiencia EV. 

Los coches híbridos pueden utilizar la energía eléctrica para arrancar e incluso desplazarse a velocidades de hasta 50 km/h. Como la mayoría de los híbridos de Toyota son autorrecargables, es decir, cuando se agota la batería el exceso de energía del motor la recarga de nuevo.

Los híbridos cuentan con una tecnología pionera de batería autorrecargable. Se los conoce como vehículos “híbridos-eléctricos” porque tienen dos fuentes de energía. Esto significa que, a diferencia de los eléctricos puros y los híbridos enchufables, no es necesario enchufarlos para recargar sus baterías.

En un híbrido de Toyota, la tecnología de batería ha sido diseñada para durar toda la vida útil del vehículo. De hecho, algunos elementos mecánicos del coche, como el embrague, el alternador y el motor de arranque, se han eliminado por completo, reduciendo así aún más el riesgo de costes imprevistos en el futuro. Y no solo eso, pues todos los componentes híbridos, incluida la batería, vienen con la garantía de Toyota de 5 años/100 000 km (para vehículos nuevos). Aparte, puedes extender la garantía de tu híbrido hasta los 15 años o 250.000 km gracias al programa Toyota Relax.

Existen tres tipos de vehículos híbridos: micro híbridos o hibridación ligera, híbridos e híbridos enchufables. Los vehículos con hibridación ligera solo utilizan sus motores eléctricos para ayudar al motor durante el arranque, ya que el motor eléctrico no puede propulsar el vehículo por sí solo. En un coche híbrido Toyota puedes disfrutar de energía eléctrica pura en trayectos cortos por ciudad y en velocidades de crucero de hasta 50 km/h. Los híbridos enchufables funcionan de la misma forma que un híbrido, pero con una batería de mayor capacidad, lo que permite aumentar la autonomía y necesitan ser cargados. 

* Los híbridos Toyota autorrecarhables se cargan durante la conducción. Puedes recorres distancias en modo eléctrico sin necesidad de carga o preocuparte por la carga.

§ Porcentaje medio de viajes combinados en la vida real realizados en modo EV de alrededor de 117.196 clientes de Yaris Hybrid en el Reino Unido entre el 1 de enero de 2023 y el 30 de junio de 2023. La distancia total recorrida por todos los conductores fue de unos 155 millones de kilómetros. Resultado de una variedad de condiciones climáticas y de conducción. Los porcentajes reales pueden diferir según la ubicación, el estilo de conducción, el tráfico, las condiciones climáticas y el modelo de vehículo en particular. El tiempo y la distancia del vehículo eléctrico se calculan en función del consumo instantáneo de combustible < 0,001 lt, y ese valor se divide luego por el tiempo o la distancia total de conducción, respectivamente. Toyota no ofrece ninguna garantía ni declara que los datos serán precisos o adecuados para su propósito y cualquier confianza depositada en los datos para tomar decisiones se realizará bajo la exclusiva responsabilidad del lector. Toyota no asume responsabilidad alguna por las consecuencias incurridas que surjan directa o indirectamente de dicha confianza.

◊ En un híbrido, un motor de combustión y uno o más motores eléctricos trabajan juntos en un tren motriz avanzado. El motor aumenta el rendimiento y al mismo tiempo funciona como generador para convertir el excedente de energía en carga eléctrica, reduciendo el consumo de combustible.

** Lo que antes ocurra.

§§ Un vehículo electrificado es aquel propulsado en cierta medida por uno o más motores eléctricos. Algunos coches electrificados, incluidos los híbridos y los híbridos enchufables, también tienen un motor de gasolina. Otros, como el Toyota bZ4X, son totalmente eléctricos.

◊◊ La disponibilidad de los productos puede variar según el país y las ofertas locales pueden ser diferentes en cada mercado. Se recomienda a los clientes que consulten con su Servicio Oficial.

§§ Un vehículo electrificado es aquel propulsado en cierta medida por un motor eléctrico. Algunos coches electrificados, incluidos los híbridos y los híbridos enchufables, también tienen un motor de gasolina. Otros, como el Toyota bZ4X, son totalmente eléctricos.

*** Las emisiones pueden estar asociadas con otros aspectos del ciclo de vida del vehículo, como su fabricación, la producción de la electricidad o aspectos del día a día como las llantas o los frenos.