Toyota Mirai

Pila de combustible

Conoce cómo funciona la pila de combustible, la tecnología del futuro desarrollada por Toyota. Los vehículos de hidrógeno suman rendimiento energético, potencia y cero emisiones. La fórmula para alcanzar la máxima eficiencia y sostenibilidad. Una fuente de combustible limpia, abundante y fácil de transportar.

Cómo funciona

El sistema de pila de combustible de Toyota es más eficiente desde el punto de vista energético que los motores de combustión interna, y no emite CO2 ni contaminantes al funcionar. Por otra parte, los conductores pueden esperar el mismo nivel de comodidad que la que ofrecen los vehículos con motor de gasolina, con una generosa autonomía y un tiempo de abastecimiento mínimo.

Puede llegar tan lejos como cualquier vehículo de gasolina de tamaño similar, pero con el depósito lleno de hidrógeno. Para llenarlo cuando está vacío se tarda tan solo entre tres y cinco minutos. La recompensa es un funcionamiento suave y silencioso, unas grandes prestaciones y vapor de agua como única emisión de escape.

Toyota Mirai, el vehículo de hidrógeno
Grandes prestaciones

La pila de combustible de Toyota alcanza una potencia máxima de 114 kW (155 CV DIN), y una densidad energética de primera clase, de 3,1 kW/L (2,2 veces superior a la del modelo anterior Toyota FCHV).

Se ha desarrollado un compacto convertidor de alta eficiencia y gran capacidad, para aumentar la potencia generada por el sistema hasta los 650 voltios. El mayor voltaje permite reducir las dimensiones del motor eléctrico y el número de celdas de la pila de combustible, lo que implica mayor rendimiento y unos costes más reducidos.

Cómo funciona la tecnología de pila de combustible
Hidrógeno, los coches del futuro
Pila de combustible

El sistema de pila de combustible de Toyota empleado en el Mirai genera electricidad a partir de una reacción entre hidrógeno y oxígeno.

El depósito se llena de hidrógeno, del mismo modo que al repostar gasolina o gasóleo. El hidrógeno se almacena en unos depósitos a alta presión y se hace llegar a la pila de combustible, donde el hidrógeno y el oxígeno que se encuentran de forma natural en el aire reaccionan entre ellos y generan electricidad.

Como sucede en los coches híbridos, se incrementa el voltaje de la electricidad para propulsar el motor eléctrico. Por otra parte, se almacena energía en una batería cada vez que el vehículo frena o ralentiza la marcha, lo que contribuye a reducir aún más el consumo.

Las décadas que llevamos investigando y desarrollando tecnologías híbridas nos han ayudado a crear un sistema líder en el mundo en términos de densidad de potencia, con 3,1 kW por litro, un nivel al que no llega ningún otro fabricante de automóviles.

Se puede producir hidrógeno a partir de prácticamente cualquier cosa

El hidrógeno no es una nueva fuente de energía. Lleva más de un siglo utilizándose, y ahora es reconocido como una fuente de energía viable para automoción, con el potencial de eliminar las emisiones de carbono y reducir la dependencia de la producción mundial cada vez más escasa de combustibles derivados del petróleo.

El hidrógeno (H) está a nuestro alrededor. En realidad, se trata del átomo más común en el universo. Sin embargo, se encuentra siempre unido a otros elementos, como por ejemplo al oxígeno en el caso del agua (H2O). Eso significa que tenemos que hallar formas de aislarlo para producir H2 puro. Hay abundantes recursos naturales que podemos utilizar para ello, incluido el aprovechamiento de las energías renovables, como la eólica o la solar.

Tu configuración de cookies

En nuestro sitio web utilizamos cookies para ofrecerte un mejor servicio. Si estás de acuerdo, puedes seguir utilizando el sitio web con normalidad, o bien puedes averiguar cómo cambiar tu configuración de cookies aquí.