¿Qué es el hidrógeno?

Limpio, seguro e inagotable

El hidrógeno es limpio, seguro, y supone el 70% de la materia del universo. Como fuente de combustible, el hidrógeno es entre dos y tres veces más eficiente que los motores convencionales, por lo que permite llegar más lejos con menos combustible. Y como su único subproducto es agua limpia, los vehículos propulsados por hidrógeno eliminan las emisiones de CO2 (y de otros gases como el HC, CO y NOx).

¿De dónde lo sacamos?

En su forma pura, es un gas invisible, inodoro e inocuo, más ligero que el aire. Pero primero hay que extraerlo, ya que el hidrógeno no se encuentra de forma natural en ese estado. Así pues, antes de usarlo, tenemos que separarlo.

Hay varias maneras de hacerlo, como el reformado con vapor y la gasificación, aunque un proceso que se usa ampliamente en toda Europa es la electrólisis. Este método implica el paso de una corriente eléctrica por agua, lo que en efecto libera hidrógeno en forma gaseosa.

Y, si utilizamos electricidad de fuentes renovables, podemos producir un combustible limpio aún más ecológico.

/

El hidrógeno y la pila de combustible

Para convertir el hidrógeno en electricidad, necesitamos una pila de combustible. El innovador sistema de pila de combustible desarrollado por Toyota crea energía mediante la reacción entre el hidrógeno y el oxígeno, y el residuo resultante es solo agua. Se trata de un proceso que dura apenas un instante, y que alimenta el motor eléctrico que propulsa el vehículo.

/
Tu configuración de cookies

En nuestro sitio web utilizamos cookies para ofrecerte un mejor servicio. Si estás de acuerdo, puedes seguir utilizando el sitio web con normalidad, o bien puedes averiguar cómo cambiar tu configuración de cookies aquí.