1. sostenibilidad-toyota
  2. economia-circular-toyota

Economía circular

¿Cómo se crea una economía circular?
Nos movemos rápido con cada oportunidad que surge de desarrollar una economía circular totalmente sostenible, mejorando nuestra persistente estrategia integral de Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar.

Empezando por el Diseño

El mantra de las cuatro R’s – Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar - es lo que está detrás de esa dinámica de mejora constante en el modo en que diseñamos nuestros vehículos, y nos ayuda a plantearnos cómo fabricar vehículos que sean cada vez más ecológicos y eficientes. Para ello utilizamos materiales pioneros y sistemas de energía alternativa, minimizando al mismo tiempo las emisiones de carbono y el uso de recursos valiosos.

Diseñamos nuestros vehículos con la idea de que al final sea fácil desmantelarlos, dando prioridad a materiales y piezas de recambio que puedan volver a utilizarse. Es decir, que puedan integrarse de nuevo en el proceso de fabricación, reciclarse o incluso utilizarse como fuente de energía alternativa.

Aumentando la eficiencia de los recursos y disminuyendo los costes de producción

Buscamos constantemente nuevas formas de reutilizar componentes y recursos para reducir la demanda de materias primas, ahorrar energía y ayudar a proteger el medio ambiente. Nos aseguramos de que en todo el proceso de fabricación se reutilicen recursos y no se malgasten. Lo cual incluye asimismo el consumo de agua y cualquier excedente de los materiales utilizados en nuestros procesos de producción. 

De esta forma, no necesitamos utilizar tantos materiales y recursos nuevos y con los materiales reciclados fabricamos coches nuevos. Nunca dejamos de buscar nuevas formas de reciclar los componentes de nuestros vehículos, como por ejemplo las piezas de nuestros sistemas de transmisión híbridos. En definitiva, incorporamos la capacidad de reciclaje en cada uno de nuestros vehículos.

Ampliando el ciclo de vida de las piezas de recambio

A lo largo de la vida útil de un vehículo, las piezas de recambio pueden reacondicionarse y reutilizarse.  Y este mismo principio se aplica a los coches listos para el desguace ya que muchas de sus piezas pueden ser retiradas y reutilizadas de nuevo tras someterse a un proceso de reacondicionamiento. Por eso tenemos en marcha un programa integral de refabricación de repuestos que recoge las piezas usadas de nuestra red de distribuidores europeos.

Las piezas recogidas se inspeccionan y se reacondicionan en un centro de nuevo tratamiento, junto con cualquier componente desgastado que se haya reemplazado. Esas piezas - desde motores a baterías, pasando por pilas de combustible - se montan de nuevo, se embalan y se venden a los clientes a precios muy competitivos.

Entre los principales elementos que reacondicionamos y reutilizamos se cuentan, por ejemplo, compresores de aire acondicionado, transmisiones automáticas, columnas de dirección asistida, culatas, motores y kits de embrague. Buscamos además formas de aprovechar al máximo todas las piezas para seguir utilizándolas como recursos y le damos una segunda vida a las pilas de combustible utilizándolas como generadores. También a nivel global se retiran las baterías híbridas de nuestros vehículos para generar energía solar verde.

Evitando generar residuos

A fin de mantener el nivel de residuos al mínimo absoluto, intentamos recuperar todo lo que podemos de la actividad de producción. Para ello, contamos con colaboradores especializados en crear los mejores procesos posibles de eliminación de residuos.  Incluso los residuos más finos pueden ser recuperados y utilizados, por ejemplo, como una fuente de combustible alternativa para la industria.  También ahorramos agua utilizando la menor cantidad posible y reciclando las aguas residuales que generan nuestros procesos productivos, e incluso nos aseguramos de que las cajas en las que se suministran las piezas de recambio puedan reutilizarse una y otra vez. 

Recogida y reciclaje de baterías

Por lo que respecta a las baterías híbridas, recuperamos las que no pueden volver a utilizarse, por ejemplo, como batería de recambio en otro coche o como unidad individual para almacenar electricidad, y compañías especializadas y autorizadas se encargan de su recogida y reciclaje.

Es el caso de SNAM, una compañía francesa que se encarga del tratamiento de las baterías híbridas de níquel que se utilizan en la mayoría de vehículos eléctricos híbridos, o de Umicore que se encarga en Bélgica de la recogida de baterías de iones de litio que encontramos en los modelos Prius+ y Prius enchufables, mientras que de las baterías del resto de Europa se ocupa Reneos, una red europea de recogida y reciclado de baterías de coches eléctricos. Todos nuestros socios utilizan las técnicas más modernas para recuperar todo el material posible y evitar causar daños medioambientales.

Reciclaje de plásticos

En la carrera hacia 2050, Toyota trabaja por crear una sociedad que maximice el reciclado del plástico a escala global, y para ello nuestro objetivo es que en 2030 el volumen actual de plástico reciclado que se utiliza se haya visto triplicado y que para entonces se haya eliminado el cuero del interior de nuestros vehículos.

Además de las iniciativas ya en marcha de recogida y reciclado de los parachoques que se reparan en los concesionarios, para reutilizar los residuos de las trituradoras de automóviles (ASR) al final de su vida útil, que hasta ahora se reutilizaban como calor, estamos planeando utilizar los materiales plásticos reciclados de las ASR en vehículos nuevos, utilizando las técnicas de trituración y clasificación de Toyota Metal Co. Ltd.

Tratamiento de vehículos al final de su vida útil

En el contexto del Proyecto Mundial de 100 Desguazadores de Toyota, hemos creado en Bélgica la primera planta que servirá de modelo en Europa con Comet Group, una compañía belga especializada en el tratamiento de vehículos al final de su vida útil, con la que realizamos una demostración sobre cómo desguazar correctamente un vehículo eléctrico de pila de combustible (FCEV) de conformidad con un manual sobre correcto tratamiento y reciclaje.

Por lo demás, en Europa vamos a ampliar nuestras instalaciones modelo con el fin de aclarar los requisitos necesarios, las operaciones, el tratamiento de residuos y el reciclaje en las plantas de desguace y para ayudar a establecer sistemas sociales dirigidos al adecuado tratamiento y reciclaje de los vehículos al final de su vida útil.