1. Hidrógeno
  2. Sociedad del Hidrogeno

La sociedad basada en el hidrógeno

El hidrógeno está cambiando el transporte tal como lo conocemos, y lo hará aún más. Desde la propulsión de vehículos a la calefacción de hogares, avanzamos hacia una sociedad basada en el hidrógeno. A diferencia de otras fuentes de energía, no genera más que agua, y es fácil de almacenar y transportar en grandes cantidades. El hidrógeno promete tener el mayor efecto sobre la eliminación del carbono, una alternativa segura.

Producción

La necesidad de una nueva fuente de energía nunca ha sido tan grande. Nuestro mundo necesita un sistema sostenible para sustituir los combustibles fósiles, y la respuesta es el hidrógeno. El hidrógeno puede aprovechar fácilmente las estructuras existentes para los combustibles fósiles, lo que ayudaría a reducir su coste e impacto, sin perder empleo ni activos de capital.

El hidrógeno se puede producir a partir de química estable, de modo que no solo es seguro, limpio y eficiente en cuanto a los costes, sino que también puede conservar energía durante más tiempo que ningún otro soporte, lo que lo convierte en una energía extremadamente viable desde el punto de vista comercial.

La producción doméstica también es totalmente viable, de manera que los hogares podrían generar su propia electricidad, y reducir así la huella medioambiental y el coste de la vida.

Transporte

En el ámbito del transporte público, ya hay muchos países que están probando el uso del hidrógeno. Se tarda poco en repostar y dura mucho más que la energía de los combustibles fósiles, así que los vehículos podrán llegar más lejos, durante más tiempo, sin tener que repostar. Además, el hidrógeno recorta las emisiones, la contaminación acústica y los daños al medio ambiente a una escala enorme, y todo ello sin sacrificar la calidad del transporte.

De hecho, Toyota tiene previsto introducir más de 100 autobuses a base de hidrógeno de cara a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020. De esta forma, se espera que el gran público conozca mejor el hidrógeno y esté más sensibilizado.

Desafío Medioambiental Toyota 2050

Sabías que para fabricar un vehículo se necesitan 148.000 litros de agua? ¿Y qué en el futuro se podrán construir coches solo con energías renovables? El Desafío Medioambiental Toyota 2050, anunciado en 2015, comprende seis “desafíos” distintos que abarcan todos los aspectos de la actividad generada por Toyota, desde la exploración de nuevos productos y tecnologías al impacto que Toyota genera en las personas y comunidades con sus productos. El objetivo final: cambiar la sociedad para lograr un mundo mejor.

Simplemente mejor

Qué queremos decir con “Simplemente mejor”? La preocupación por el medio ambiente no es nada nuevo para Toyota. Durante muchos años hemos sentado unas sólidas bases en toda nuestra empresa para garantizar que el respeto al medio ambiente sea la piedra angular de todas nuestras actividades. Descubre en esta sección una de las metodologías y certificaciones que utilizamos en el ámbito del medio ambiente para asegurarnos de que somos “Simplemente mejores” en la gestión de residuos en nuestros talleres.

Industria

La aplicación del hidrógeno como fuente de energía renovable va más allá. También puede servir para impulsar fábricas o plantas industriales, como el generador de pila de combustible ubicado en la planta Toyota de Honsha, Japón. El generador utiliza hidrógeno para generar la energía necesaria para el funcionamiento de la planta. 

El generador, desarrollado por Toyota, utiliza los mismos componentes que el sistema montado de Toyota Mirai, y será testado para verificar y evaluar su eficiencia energética y la durabilidad y facilidad de mantenimiento. El objetivo final es desarrollar e implantar tecnologías que aprovechen el hidrógeno de manera eficiente, y así reducir las emisiones de dióxido de carbono. 

De este modo, oficinas, fábricas y otros entornos comerciales podrán desarrollar su actividad impulsados por energías renovables, sin emisiones.