1. [NO PRO] Hidrógeno
  2. Como repostar un coche de Hidrogeno

¿Cómo repostar un coche de hidrógeno?

Energía limpia y segura. El hidrógeno está impulsando una revolución en el mundo de la automoción. Infórmate sobre esta tecnología innovadora y la expansión de la infraestructura de hidrógeno.

Infraestructura

El camino por delante

El uso de hidrógeno como combustible puede revolucionar el mundo del automóvil y contribuir significativamente a un futuro eco-sostenible. Con el lanzamiento de Mirai, Toyota promueve su difusión y fomenta el desarrollo de una red de distribución que pronto estará presente también en España.

Diseño de las estaciones

Un camino inteligente para repostar

Las estaciones de repostaje de hidrógeno se parecen mucho a cualquier gasolinera, con algunos detalles innovadores.

Comunicación

Los surtidores de repostaje de hidrógeno están diseñados con tecnología de infrarrojos, para poder comunicarse con el ordenador de control del combustible del Mirai. Este dispositivo transmite información como la temperatura ambiente, la presión del depósito o el nivel de llenado en cada momento, para garantizar un repostaje óptimo.

Suministro

Las estaciones de repostaje de hidrógeno, o hidrogeneras, que tienen el potencial de procesar el hidrógeno in situ o traerlo procesado, están buscando formas innovadoras de recurrir a diversos métodos de producción, como la electrólisis o el reformado con vapor.

Compresión

Antes de poder dispensar hidrógeno a un vehículo de pila de combustible, se tiene que comprimir. Para el repostaje, el Mirai emplea la más reciente norma de presión, H70/700 bares, que hace uso del sistema de comunicación inteligente entre el vehículo y el surtidor. Si bien se puede repostar con un surtidor H35/350 bares, en ese caso el depósito solo se llenará a medias.

En el surtidor

El futuro del repostaje

Llenar el depósito del Mirai es tan sencillo como con cualquier otro vehículo convencional. Aparte de llenar el depósito por kilos en lugar de por litros, todo lo demás resultará familiar: hay una bomba y una boca de manguera, con un teclado y una pantalla informativa.

Y, en menos de cinco minutos, lo tendrás todo a punto para conducir alrededor de 500 kilómetros.

A diferencia de los surtidores de gasolina convencionales, las pistolas de hidrógeno cuentan con una especie de cañón que encaja con el receptáculo del vehículo.
El surtidor no se pondrá en marcha hasta que la pistola esté bien colocada, para evitar pérdidas de hidrógeno.
Durante el repostaje, el ordenador de control del combustible del Mirai desactiva el vehículo y se comunica con el surtidor de la estación.
Una vez finalizado el repostaje, tira del pasador para desbloquear la pistola y vuelve a colocarla en su soporte.

El proceso

Funcionamiento interno

Las estaciones de hidrógeno toman el hidrógeno procesado, lo comprimen y lo refrigeran para suministrárselo de forma segura al Mirai. Y, dado que todo el equipamiento está sobre la superficie, su instalación resulta segura y fácil, igual que su mantenimiento y renovación.