Configura tu Toyota Solicita una prueba Híbridos Consulta promociones Busca tu concesionario

Sillas infantiles

Proteger a los niños en el coche

Para todo el mundo los niños son la carga más valiosa que se puede llevar en el coche. Por eso sorprende descubrir que son pocas las personas que comprenden realmente la importancia de elegir e instalar correctamente la silla infantil adecuada.

Sillas que salvan vidas

El cuerpo de un niño es delicado y, en esta etapa de crecimiento, es demasiado pequeño y frágil para los cinturones de seguridad normales. Una silla infantil correctamente instalada puede salvar la vida de un niño, distribuyendo de manera uniforme la fuerza que se produce en caso de colisión y reduciendo el riesgo de lesión grave y de muerte aproximadamente un 70% respecto a otro niño que viaje sin sistema de retención,

Por decirlo de un modo gráfico: para un niño sin sistema de retención, un accidente a 50 km/h sería equivalente a caer desde una altura de 10 metros, es decir, desde un tercer piso.

Y hay que recordar que la fuerza necesaria para retener a un niño durante un accidente es tremenda, y que cuanto mayor sea la velocidad, mayor será la fuerza que se necesita ejercer para sujetarle.

En ese mismo accidente a 50 km/h, ese pequeñín que se acuna en los brazos y que pesa 5 kg. sería imposible de sujetar porque tiraría de los brazos que lo sostienen con un peso equivalente a 100 kg (¡el peso de una cría de elefante!).

Elegir la silla correcta

¿Por dónde empezar a la hora de escoger entre la desconcertante variedad de sillas infantiles? Lo más importante es elegir la categoría de silla correcta para la altura y el peso del niño. Las normas sobre categorías de sillas pueden ser modificadas, por lo que es necesario asegurarse de que se está utilizando siempre la categoría adecuada para el niño.

A medida que el niño va creciendo, no hay que apresurarse a pasar de una categoría a otra. Para su seguridad es importante que siga en la misma sillita hasta que alcance los límites asignados a esa categoría, los cuales estarán indicados en el manual de la silla.

Si la categoría lo permite, deberán usarse siempre sillas infantiles equipadas con un arnés de seguridad. El arnés distribuye uniformemente por todo el cuerpo las fuerzas que se producen en caso de accidente.

Dado que no todas las sillas infantiles son compatibles con todos los coches, es muy importante obtener una información precisa y un adecuado asesoramiento. Por ejemplo, si se elige una silla de la categoría universal, hay que comprobar que se instala en un coche que disponga de una posición en el asiento para el dispositivo de retención infantil universal.

En caso de duda puede consultarse el manual de la silla infantil o el manual del vehículo o solicitarse asesoramiento experto sobre las sillas aptas para el coche en un concesionario Toyota.

Situar las sillas infantiles en el sentido opuesto a la marcha

Como ya se ha mencionado, los niños pequeños son delicados y sus cuellos son especialmente frágiles. En caso de accidente con una silla instalada en el sentido opuesto a la marcha, las fuerzas ejercidas sobre la cabeza del niño se transmitirán a la silla en lugar de transmitirse a su cuello.

Siempre que la silla lo permita, nosotros recomendaríamos que el niño viaje en el sentido contrario a la marcha desde recién nacido hasta que cumpla al menos 15 meses (lo ideal sería hasta los cuatro o cinco años de edad). Por tanto, a la hora de comprar una silla infantil, conviene decantarse por la que permita llevar al niño en sentido contrario a la marcha el mayor número de años posible.

Es comprensible que mientras conducimos queramos llevar al niño pequeño al lado para poder vigilarlo y apoyar en él la mano y transmitirle tranquilidad. Sin embargo, nosotros recomendamos encarecidamente que los niños viajen en la parte trasera del coche en todo momento porque tendrán mucho menos riesgo de lesión.

Si no es posible acomodar al niño en la parte trasera y va a viajar en una silla situada en el sentido contrario a la marcha en la parte delantera, es crucial que el airbag del asiento del copiloto esté desactivado para evitar las lesiones que pudiera producir el airbag al desplegarse en caso de accidente.

¿Qué es ISOFIX?

ISOFIX es un término que se escucha con mucha frecuencia cuando se habla de dispositivos de retención infantil. Se trata de una norma internacional de instalación de sillas infantiles mediante su acoplamiento seguro en unos anclajes situados en la base de los asientos del coche. En caso de duda sobre el lugar exacto en el que se encuentran los puntos de anclaje ISOFIX en el vehículo Toyota, puede consultarse en cualquier concesionario de la marca.

Utilizando este método rápido y fácil, se acaban todos los problemas que surgen al instalar las sillas infantiles en los enganches de los cinturones de seguridad. Y gracias al 'top tether' o a la pata de apoyo, la inclinación y la rotación del asiento infantil se reducen significativamente.

Para ayudar a que toda la familia viaje siempre segura, se puede descargar nuestra guía sobre dispositivos de retención infantil que recoge los aspectos más importantes en relación con las sillitas. Y es importante acordarse de usar el cinturón en todos los desplazamientos.

El presente artículo no tiene por finalidad sustituir el manual de uso del vehículo o del accesorio. Se recomienda leer detenidamente el manual de uso. Toyota declina toda responsabilidad en relación con el contenido de este artículo y/o con las consecuencias de cualquier acto que se realice basándose en la información facilitada en el mismo.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.