Configura tu Toyota Solicita una prueba Híbridos Consulta promociones Busca tu concesionario

La historia de Hilux

Cómo se forja la leyenda

Conocido por su capacidad para enfrentarse a todo tipo de terrenos difíciles, el Hilux se ha convertido en el vehículo de referencia para quienes buscan una poderosa bestia de carga.

Su indestructible reputación se ha ido forjando a lo largo de siete generaciones de constante desarrollo y de pruebas en las topografías más adversas. Desde recorrer peligrosos picos helados hasta entrar en un volcán activo, el Hilux sigue desafiando los límites de lo imposible.

Pero para comprender bien esta leyenda, primero hemos de remontarnos al momento en que todo empezó…

El comienzo

Nacido en 1968 en Hino Motors, los diseños iniciales del Hilux se basaron en la funcionalidad de un turismo, pero en seguida se fue abandonando esa idea y se decidió orientarlo hacia el sector de los vehículos comerciales, es decir, hacia quienes buscan un modo de transporte fiable, duradero y cómodo.

El primer modelo incorporaba un motor 1.500 serie R de gasolina y cuatro cilindros que alcanzaba una velocidad máxima de 130 km/h. Posteriormente, se pasó a un motor más vigoroso de 1.600 cc. En vista de que cada vez se demandaba más potencia y versatilidad, en 1979 se lanzó al mercado el primer modelo de tracción a las cuatro ruedas. Este modelo permitía salir de las carreteras asfaltadas y buscar aventuras en montañas rocosas, pistas embarradas y cualquier clase de terreno.

/
/

A medida que pasaban los años, el Hilux (nombre que procede de combinar las palabras inglesas “high”-alto y “luxury”-lujo) siguió adaptándose a las exigencias de los trabajos modernos; pese a que había sido diseñado como vehículo comercial, empezó a evolucionar hacia un coche popular para uso diario de las familias.

En 1983, Toyota renovó su gama ofreciendo configuraciones de cabina doble para las familias que querían toda la comodidad de un coche moderno y, además, las prestaciones de un todoterreno convencional. Su gran tamaño permitía acomodar todo tipo de cosas, desde las herramientas de trabajo hasta la parafernalia de las excursiones familiares. Surgieron así modelos más versátiles y deportivos con un mayor número de equipamientos para el ocio y una cabina más alta y con mejor insonorización, superando las diferencias que existían hasta entonces entre los vehículos comerciales y los familiares.

/
Las pruebas de Top Gear

El Hilux no tardó mucho en ganar fama de vehículo que puede con todo. Esto hizo que Top Gear (un programa de televisión británico dedicado al motor) pusiera a prueba las cualidades del Hilux en condiciones extremas.

Su objetivo era “matar” un Hilux del 88 que ya tenía más de 300.000 kms. El vehículo fue sometido a todo tipo de torturas: meterlo en el mar, golpearlo con una bola de demolición, tirarle una caravana encima del techo y prenderle fuego. A pesar de haber sufrido graves desperfectos, el Hilux pudo seguir circulando tras unas pequeñas reparaciones realizadas con herramientas básicas.

/

Top Gear no se conformó. En 2007 sometió a un moderno Hilux 2005 a la prueba definitiva al conducirlo al Polo Norte magnético, convirtiéndolo en el primer vehículo de motor que lograba llegar hasta allí. Para este viaje apenas hubo que hacer modificaciones al Hilux original: sólo se le instalaron unas llantas más grandes, unos neumáticos más gruesos y una placa protectora del cárter, así como pequeños añadidos de índole menor.

Del hielo se pasó al fuego cuando el presentador del programa, James May, subió su Hilux hasta el cráter de un volcán activo en Islandia para obtener muestras de lava. De esta forma, creció todavía más la fama de imbatibilidad que se ha ido ganando cada generación del Hilux.

/
/
Terrenos extremos

En 2008, Arctic Trucks (una empresa islandesa especializada en modificar vehículos para que recorran entornos difíciles) modificó cuatro Toyota Hilux con el fin de que sirvieran de vehículos de apoyo a la carrera al Polo Sur Amundsen Omega 3.

Los cuatro Hilux fueron equipados con una moderna tecnología que utiliza el calor del motor para derretir la nieve y permitir que los vehículos funcionen a temperaturas muy bajas (-30°C). A este recorrido por terrenos implacables con picos congelados, nieve densa y grietas ocultas, el Hilux se adaptó mejor que los quitanieves de cabina cerrada utilizados tradicionalmente. El Hilux resultó ser más rápido, consumió menos combustible y produjo menos emisiones de dióxido de carbono.

El Hilux es sometido constantemente a desafíos en los entornos más extremos del mundo y existen pocos más difíciles que el Rally Dakar. Famoso por ser una de las carreras todoterreno más duras, el Dakar obliga a los vehículos a cruzar dunas, cañones rocosos y zonas con mucho barro en condiciones atmosféricas de mucho calor.

/

En 2014, de los 450 vehículos que tomaron la salida sólo terminaron el rally 204. La épica travesía de 9.500 kilómetros por Argentina y Chile incluía 5.000 kms. de carrera por 13 sectores. Giniel de Villiers y Dirk von Zitzewitz acabaron cuartos en la clasificación general y primeros en la clase T1.1 de vehículos de gasolina 'cross-country' 4x4 modificados. El Hilux ocupó seis de los 30 primeros puestos.

En definitiva, ahí están los hechos: el imbatible Toyota Hilux ha recorrido el mundo conquistando todo lo que se ha puesto en su camino y, tras siete generaciones, ha redefinido la manera de viajar. Fabricado para sobrevivir al intenso calor, al frío extremo e incluso a las caricias de una bola de demolición, el Hilux ha demostrado ser mucho más que un vehículo para la vida cotidiana. Y todavía quedan en la recámara muchas más generaciones de Hilux por venir.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.