GT86

Historia de los deportivos Toyota (parte 7)

Para los aficionados del motor y puristas de Toyota, la llegada del GT86 en 2011 fue una bocanada de aire fresco. Sin el MR2, el Celica ni el Supra disponibles durante los últimos años para satisfacer sus ansias, el pedigrí del GT86 era exactamente lo que habían estando esperando tanto tiempo.

El regreso del puro placer de conducir

Inspirándose en los iconos deportivos del pasado de Toyota –como el 2000GT y el AE86–, un equipo de apasionados diseñadores e ingenieros con el objetivo claro de ofrecer el más puro placer de conducción, revivieron la experiencia de los deportivos clásicos para una nueva generación con el GT86. Sin olvidar los atributos que aseguran el éxito de un deportivo, la configuración de motor delantero y tracción trasera, el motor horizontalmente opuesto de 2 litros y el estilo curvilíneo del GT86 recuperaron lo mejor de los Toyota del pasado centrados en el conductor a la actualidad.

Con un motor de gasolina de régimen elevado ubicado detrás para impulsar las ruedas traseras, un bajo centro de gravedad y una carrocería ligera, el GT86 ofrecía a los conductores un gran manejo y unas reacciones electrizantes, exactamente lo que los ingenieros habían prometido.

/
/
 
/
/

En un guiño de diseño, unos emblemas 86 adornan el volante del GT86, e incluso el extremo del tubo de escape mide exactamente 86 mm, en referencia a la especificación de 86 mm de diámetro y carrera del motor y el sello de desarrollo del 86.

Como muchos Toyota emblemáticos antes, el GT86 ha cosechado grandes elogios en todo el mundo por su experiencia de conducción enérgica y su regreso a un placer de conducción más básico y asequible. Gracias a su reconocida dinámica, el GT86 ha disfrutado del éxito en múltiples formatos automovilísticos por todo el mundo. Así, cabe destacar que, en 2015, salió a la venta el modelo de rally GT86 CS-R3, una puerta de acceso asequible a la emoción de la competición, incluido el Campeonato Mundial de Rallys.

El futuro de los deportivos Toyota

Alrededor del momento de lanzamiento del GT86, el presidente de Toyota, Akio Toyoda, marcó la dirección del futuro inmediato de la compañía, diciendo: ‘Seguimos creando coches mejores, y si no se disfruta conduciendo, no es un coche.’

Así, con una visión renovada en el horizonte de la empresa y los resultados de esa mentalidad centrada en el conductor a la vista en el GT86, ¿qué vehículos podía deparar el futuro invocando el rico pasado de Toyota?

Fondos de pantalla

Descarga una selección de fondos de pantalla para tu ordenador.

Visiones del futuro

Historia de los deportivos Toyota (parte 8)

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.