Las RPM del motor, tu mejor aliado

Revolucionar un poco el motor no es tan malo como parece

¿Llevar el motor rugiendo un poco más de lo normal es tan malo como lo cuentan? En este artículo desmitificamos los motivos más comunes para no dejar al ‘corazón del coche’ un poco más revolucionado de lo habitual.

Entre los hábitos de conducción adquiridos desde la autoescuela, está el de circular con una marcha acorde a la velocidad que lleva el coche. Cuanto más larga sea la marcha metida desde el embrague, más eficiente será la conducción. Llevar un vehículo a RPM más bajas de las que se debe penalizará en su rendimiento, causando averías de diferente gravedad y acortando la vida útil del motor.

La costumbre de usar la primera marcha sólo para arrancar y empezar a engranar a lo loco en cuanto el coche coge velocidad, está presente en la rutina de muchos conductores. ¡De demasiados! Los extremos nunca son buenos: tener el motor poco o demasiado revolucionado puede causar problemas:

  • Una acumulación de residuos que el tubo de escape no ha expulsado correctamente. 
  • Problemas con la válvula EGR. 
  • Averías del filtro de partículas.
Antes de nada… ¿qué significan las siglas RPM?

En el panel de mandos de tu Toyota, además de un velocímetro donde puedes ver la velocidad a la que circulas, dispones de otro relojito, un tacómetro que cuenta las revoluciones por minuto (RPM) de tu motor en función de la marcha engranada. Los números que lo componen suelen ir del 1 al máximo que el propulsor permita.

Por ejemplo, si la aguja de tu tacómetro se sitúa en el 2, quiere decir que el motor de tu coche gira a unas 2000 revoluciones por minuto. A más velocidad, se necesita cambiar a una marcha más larga. El sonido que identificarás rápido es un rugido peculiar que revoluciona el motor y nos dice, en definitiva, que pisemos en breve el embrague.

¿Qué ocurre en verano, con el aire acondicionado puesto y subiendo una pendiente pronunciada? Que el coche se ‘ahoga’ y necesita revolucionarse un poco más para subir sin asfixiarlo. Con reducir marchas para adaptarse al obstáculo y a la velocidad permitida, es suficiente.

¿Qué momento es el adecuado para revolucionar el motor?

Hay diferentes momentos para dejar que tu coche ‘ruja’ un poco más de lo habitual. Llevar unas revoluciones inferiores a las 2000 RPM penaliza mecánicamente, sobre todo en los coches propulsados por diésel. Entre los momentos más adecuados para que el coche ‘ruja’ con ganas:

  • En las incorporaciones a una autopista y autovía. 
  • Al realizar un adelantamiento. 
  • Al subir una pendiente de cierta pronunciación.
Qué RPM debe tener el motor del coche
¡Deja que tu motor se revolucione un poco más de lo normal sin miedo!

Recuerda que los extremos nunca son buenos. Conocer bien el funcionamiento de tu Toyota fomentará una conducción más sostenible con la marcha adecuada (si no dispones de cambio automático) y las RPM necesarias.

Y si quieres evitarte estos “quebraderos de cabeza” y además ahorrar en el consumo de combustible y mantenimiento de tu coche, hazte con un híbrido y disfruta del cambio automático e-CVT y el resto de sus ventajas.

Más sobre Híbridos Toyota

Tu configuración de cookies

En nuestro sitio web utilizamos cookies para ofrecerte un mejor servicio. Si estás de acuerdo, puedes seguir utilizando el sitio web con normalidad, o bien puedes averiguar cómo cambiar tu configuración de cookies aquí.