Los mejores consejos para limpiar tus llantas

Con estos sencillos pasos, conseguirás que luzcan como nuevas

Se trata de un proceso sencillo y económico para que tu coche presente el mismo aspecto que cuando lo adquiriste. Aléjate de los trucos caseros y productos no pensados para este fin. A la larga, tus llantas te lo agradecerán.

Las llantas de un coche dicen mucho de la personalidad del propio automóvil y de su propietario. Son parte fundamental de la apariencia del vehículo y al igual que su mecánica, debes cuidarlas.

Por eso, es importante que estén relucientes, aunque es complicado. Están muy cerca del asfalto y su exposición a los restos de las pastillas de freno hace que se ensucien con suma facilidad. Por lo que es necesario prestar especial atención a su cuidado para mantener su aspecto original.

¿Qué productos necesitarás?

Para dejar las llantas como nuevas son necesarios los siguientes elementos, que podrás encontrar por un precio razonable en cualquier tienda especializada:

  • Esponja 
  • Jabón 
  • Manguera 
  • Gamuza 
  • Limpiador químico

El producto limpia llantas se puede adquirir por menos de diez euros y debe ser poco abrasivo para evitar que el aluminio se estropee. Además, es necesario saber qué tipo de suciedad queremos eliminar, porque hay productos más enfocados a una limpieza general y otros que se centran en limpiar la grasa. En el envase podrás encontrar las especificaciones de cada uno de ellos para que adquieras el más idóneo en función de tus necesidades.

En Toyota, disponemos de una gama de productos de limpieza exterior de tu coche, donde podrás encontrar un limpiador de llantas en spray para que sea muy fácil y cómoda la limpieza de las mismas. Puedes adquirirlos en cualquier servicio oficial de Toyota, es decir, concesionarios y talleres.

Consejos para limpiar las llantas del coche
Así lucen las llantas de aluminio del Toyota GT86
Cuidados para las llantas del coche
Evita trucos caseros para limpiar las llantas de tu coche

Pasos a seguir

Antes de comenzar, el coche debe estar a temperatura ambiente. Si necesitas desplazarte a algún lugar para llevar a cabo este proceso, espera unos minutos antes de aplicar estos consejos para que los elementos que componen el vehículo se enfríen. El resultado final de esta operación puede verse alterado si el vehículo y los frenos están demasiado calientes.

  1. Primero, utiliza la manguera para eliminar la suciedad más superficial. El chorro de agua debe tener poca presión. 
  2. Con la esponja algo humedecida, frota la llanta. Con ello, eliminarás manchas algo más rebeldes. 
  3. Una vez que solo queden las manchas más resistentes, utiliza el limpiador químico. 
  4. El siguiente paso es retirar el producto con la gamuza y aclarar con agua y jabón para eliminar posibles restos de suciedad y del limpiador químico.

Lo ideal es que aplique estos consejos en cada una de las cuatro ruedas de forma individual. El producto químico, aunque elijas uno poco abrasivo, puede estropear su acabado si hace efecto durante demasiado tiempo. De este modo, centrarás tu atención en que los productos hagan su efecto de forma adecuada y evitarás despistes.

Utiliza cera sintética para mantener tus llantas limpias y protegidas durante más tiempo.

Este paso es opcional, pero si decides llevarlo a cabo, tendrás que limpiar las llantas con menos frecuencia. Una vez termines el proceso que te hemos explicado, aplica cera sintética sobre la llanta durante unos minutos. Este producto repele las partículas de polvo, protege el aluminio y la pintura, además de facilitar futuros lavados.

Si las llantas son de color antracita, ¿estos consejos son aplicables?

Debes saber que las llantas de color antracita llevan una capa de pintura sobre el aluminio que le otorga ese aspecto tan especial. El proceso a seguir es el mismo que ya te hemos expuesto, pero la elección del limpiador químico debe ser más exhaustivo todavía. En tiendas especializadas podrás encontrar productos enfocados a este tipo de llanta, algo menos abrasivos y que cuidan su aspecto sin estropear la pintura y el esmalte.

Evita trucos caseros

La red está repleta de malos consejos que pueden pasar factura al estado de tus llantas. El más conocido y viral es el uso de un limpiahornos para eliminar la suciedad. Su precio, inferior a dos euros, puede resultar atractivo, pero la aplicación de este producto puede estropear (y mucho) el aspecto del aluminio o la pintura. Se trata de un químico muy abrasivo que puede eliminar el esmalte original. Evita sorpresas y mantén su estado original mediante la utilización de productos especializados que no provoquen la pérdida del brillo con el que salieron de fábrica.

Dentro de los productos Toyota ProTect encontrarás un protector de llantas de aleación, donde el polvo calienta proveniente de los frenos, no podrá penetrar en las llantas protegidas con este producto y podrás limpiarlas sin ningún problema con solo agua.

Si sigues estos consejos, tus llantas lucirán como nuevas durante toda su vida y evitarás que el aspecto de tu coche pierda juventud de forma prematura.

Más sobre Consejos Toyota

Tu configuración de cookies

En nuestro sitio web utilizamos cookies para ofrecerte un mejor servicio. Si estás de acuerdo, puedes seguir utilizando el sitio web con normalidad, o bien puedes averiguar cómo cambiar tu configuración de cookies aquí.