Cómo comprobar de forma sencilla el estado de los neumáticos

Siempre a punto

Fin de semana. “¡Todos a bordo!” y a salir pitando. ¿Depósito lleno? Check. ¿Agua y picoteo para el viaje? Check. ¿Has revisado si los neumáticos están en condiciones? Ups… Los neumáticos son el principal elemento de seguridad de tu vehículo. Llevarlos desgastados equivale a conducir desde el techo de tu coche. Siempre, SIEMPRE, asegúrate de que están en buen estado. Y lo mejor, puedes hacerlo tú mismo.

De un neumático, lo primero que debes comprobar es la presión de las ruedas. Algo que con Toyota es mucho más sencillo gracias a su Sistema de Monitorización de la Presión de los Neumáticos, que te avisa si desciende la presión de tus neumáticos.

Si no tienes este sistema, en las gasolineras o con un medidor portátil puedes comprobar si el aire de tus ruedas se encuentra por encima o por debajo de lo que marca el fabricante.

Para saber cuál es la presión adecuada, debes buscar un número seguido de “PSI” (libras por pulgada cuadrada) y multiplicarlo por “0,0689476” (en Internet tienes calculadoras automáticas, no te preocupes). El resultado (bares de presión) es el número que deberías ver en el medidor. Si es más alto, suelta aire; si es más bajo, tendrás que inflar más las ruedas.

¿Cómo saber si el neumático está demasiado desgastado para seguir usándolo?

Para evaluar el desgaste uno mismo y decidir si los neumáticos son aptos para seguir circulando, el método es muy sencillo; sólo es necesaria una moneda de un euro. Busca en tus bolsillos o en tu cartera y, una vez la tengas, aparca en un lugar plano y seguro, girando el volante 45º para poder ver bien el dibujo del neumático.

A continuación, vamos rueda por rueda introduciendo la moneda (de canto, evidentemente) en varios puntos de los surcos del neumático y, si la goma no llega a cubrir el borde dorado, significará que la profundidad del surco no es de 1,6 mm. Así, es hora de cambiarlos: además de ser un peligro, te enfrentarás a una multa cuantiosa, pues esa medida es la mínima marcada por la legislación.

Cómo comprobar de forma sencilla el estado de los neumáticos
El neumático debe apoyarse sin deformarse, en frío

Por último, debes buscar deformaciones y grietas a lo largo de los neumáticos. Esto es lo menos común, pero puede indicar que el material ha perdido sus propiedades elásticas y, por lo tanto, no se agarrará bien al asfalto o incluso se deshará sobre la marcha. Lo mejor, llegados a este punto, es que reserves cita en tu taller oficial y solicites un cambio de neumáticos.

Así que ya lo sabes: esta es la forma de revisar un neumático de arriba a abajo. La próxima vez, no te olvides de hacerlo antes de un viaje, aunque recuerda: con tu Toyota tienes 3 años de cobertura Eurocare, ampliables hasta 5.

Cuando cambiar los neumáticos de mi Toyota
Comprueba que el surco no esté desgastado

Más sobre Experiencias Toyota

Tu configuración de cookies

En nuestro sitio web utilizamos cookies para ofrecerte un mejor servicio. Si estás de acuerdo, puedes seguir utilizando el sitio web con normalidad, o bien puedes averiguar cómo cambiar tu configuración de cookies aquí.