Los neumáticos 'inteligentes'

El sistema TPMS avisa cuando falta presión en las ruedas

¿Se ha encendido una luz amarilla en el cuadro de tu Toyota? El Sistema de Monitorización de la Presión de los Neumáticos te avisa de que debes parar y comprobar si han perdido aire. Te contamos cómo funciona.

Vas conduciendo tu Toyota y se enciende una luz amarilla en el panel de instrumentación, mostrando un neumático con un signo de exclamación en el medio. ¿Qué significa? ¿Qué debes hacer? Tu coche te avisa de que alguna de las ruedas no lleva la presión correcta. Detente en la estación de servicio más cercana y haz las comprobaciones pertinentes, porque no necesariamente se trata de un pinchazo. El Sistema de Monitorización de la Presión de los Neumáticos (TPMS) advierte con tiempo para no correr riesgos. ¿Magia? No, tecnología punta. ¿Cómo funciona? Te lo contamos.

Sistema de monitorización directa

Cada una de las rueda de tu Toyota lleva instalado un sensor que mide la presión de inflado y la temperatura interna de los neumáticos. La información se envía a la centralita regularmente, que detecta las desviaciones que pueda haber entre las diferentes ruedas, en cuyo caso te informa por medio de la luz amarilla. Debes tener en cuenta que la batería de cada sensor tiene una vida útil (entre 7 y 10 años), algo que controlan durante el mantenimiento en tu Taller Oficial Toyota, el sitio donde mejor conocen tu coche.

Sistema de monitorización indirecta

El resultado es el mismo, pero en este caso se vale de los sensores de los frenos ABS, que calculan la presión a través de las revoluciones por minuto (los giros) de cada rueda, además de la circunferencia de rodadura del neumático. Si esta circunferencia se hace más pequeña, significa que la rueda debe girar más rápido que las otras tres. En este caso, el sistema te avisa por medio del piloto amarillo luminoso.

También calibra otros aspectos, como la frecuencia de oscilación entre el neumático y la llanta. Si esta se desplaza (hablamos de milímetros), el sistema lo puede interpretar como una bajada de presión, y de nuevo te avisa. Ojo: en el caso de que tu Toyota utilice un dispositivo TPMS indirecto, se debe volver a calibrar cada vez que montes un nuevo neumático o cambies su presión de inflado. No te preocupes: en tu Taller Oficial Toyota lo tienen siempre controlado para que funcione correctamente en todas las situaciones.

¿Qué debo hacer cuando se enciende la luz del sistema TPMS?

Lo habitual es detenerse en la <strong>estación de servicio</strong> más próxima, comprobar la presión de las ruedas e insuflar aire en aquella que esté baja de presión, hasta los bares indicados para (normalmente, en una pegatina del canto de una de las puertas delanteras, en la tapa del depósito o bien en el manual de instrucciones).

No siempre se debe a un pinchazo, pero conviene que esperes un rato para comprobar que la rueda (o las ruedas) no pierde(n) aire. Por eso, si tienes un Taller Oficial Toyota a mano, es la mejor opción para que hagan las comprobaciones necesarias y te den todas las garantías.

¿Por qué se enciende la luz más en invierno?

Es debido a las bajas temperaturas. Con el calor, las moléculas de aire se dispersan dentro del neumático y por tanto se expande. Con el frío, pasa justo lo contrario. Por eso es posible que en invierno, nada más arrancar, se encienda el piloto amarillo, pero cuando los neumáticos cojan su temperatura de funcionamiento, se vuelva a apagar. En cualquier caso, debes estar siempre muy atento. Y a la mínima duda, detener el coche y comprobar la presión.

¿Qué relación tiene la presión del neumático con la seguridad?

Mucha. Un neumático es una pieza de ingeniería de precisión. Desde los materiales hasta el dibujo están estudiados al detalle, y solo lograrán el mayor agarre si llevan la presión óptima. Que lleven déficit o superávit de aire en su interior puede producir que el coche patine en curvas pronunciadas o situaciones de poca adherencia (algo habitual en invierno, con asfalto mojado o placas de hielo).

Además, aumenta el riesgo de 'aquaplaning', esto es: en caso de fuertes lluvias, el dibujo no es capaz de evacuar el agua a la velocidad suficiente, generando una superficie anegada bajo el vehículo, lo que puede llevar a perder el control de los giros y la frenada.

¿Puedo ahorrar dinero si cuido la presión de mis neumáticos?

Absolutamente. Para empezar, reduces el desgaste de las ruedas, por tanto alargas los intervalos de sustitución. Además, cuando llevas la presión adecuada, se reduce la fricción con el asfalto, opone menos resistencia y, por tanto, tu Toyota consumirá menos combustible.

¿Solo debo preocuparme por la presión de los neumáticos?

Hay otros aspectos de tus ruedas que debes tener controlados para tener la máxima seguridad. Por ejemplo, el desgaste: por ley, la profundidad del dibujo no debe ser de menos de 1,6 milímetros, aunque nosotros te recomendamos que no baje de dos. Algunos neumáticos llevan indicadores de desgaste en el fondo de los canales principales de las bandas de rodadura, que te dan esta información. Pero en caso de duda, acude a tu Taller Oficial Toyota, donde se asegurarán de que tu vehículo lleve los neumáticos en perfectas condiciones.

Como puedes comprobar, los neumáticos son un elemento clave en la seguridad de tu vehículo, pero no el único. Auris hybrid incorpora muchas novedades, entre ellas, un 'ejército' de sistemas de seguridad de última generación que tienen como objetivo una conducción placentera, segura y sin sobresaltos.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.