Sobresaliente en seguridad
pasiva para Toyota

Los últimos resultados EuroNCAP de Prius lo confirman

La inquietud de la marca por proteger a los ocupantes de sus vehículos se enmarca en una clara estrategia que implica constantes innovaciones y exigentes pruebas internas. Las excelentes calificaciones de Toyota Prius en las recientes pruebas de EuroNCAP confirman el intenso trabajo de las últimas dos décadas.

Toyota Prius es el pionero de los vehículos híbridos. Esa es su seña de identidad, pero no su única virtud. El pasado mes de diciembre, EuroNCAP publicó una nueva tanda de resultados de las pruebas de choque que realiza a los modelos que se ponen a la venta en Europa. Entre ellos, la última generación de Prius logró la máxima calificación (5 estrellas), con una nota global del 92%, la mejor de los nueve modelos de su categoría –vehículos familiares grandes– testados en 2016.

GOA, una estrategia global

En total, EuroNCAP evaluó 18 modelos diferentes en 2016. De ellos, dos eran de Toyota —Hilux y Prius—, y ambos consiguieron cinco estrellas de puntuación. Resultados sobresalientes que expresan el intenso trabajo de la marca en lo que respecta a la protección de los ocupantes (y también de los peatones). En concreto, la estrategia mundial de Toyota en esta parcela se llama GOA (Global Outstanding Assessment –Evaluación Global Sobresaliente–), y su objetivo es ofrecer el máximo nivel de equipamiento de seguridad en todos los modelos.

Para lograrlo, Toyota no se conforma con cumplir los estándares legales internacionales, sino que realiza también exigentes exámenes internos: crash tests frontales, laterales, traseros o de vuelco, contra barreras móviles o entre vehículos de diferentes tamaños, aplicando en cada simulación su know how en accidentología.

Cada uno de estos test se realiza a una velocidad diferente, emulando las formas de colisión más comunes. En cualquiera de ellos, los puntos a estudiar son la deformación de la carrocería, el comportamiento de los sistemas de retención y, sobre todo, cómo estos elementos afectan a la seguridad de los ocupantes en un impacto.

Protección por tipo de impacto

Un ejemplo es una colisión frontal: el impacto se produce en una zona deformable de la carrocería diseñada para absorber el máximo de energía, de manera que se produzca la mínima intrusión en la cabina. En este sentido, Toyota ha conseguido dar otro paso adelante gracias a su Nueva Arquitectura Global (TNGA), que utiliza refuerzos estratégicos y acero de alta resistencia para absorber las fuerzas del impacto.

Además, durante el golpe entran en juego los sistemas de retención: se tensan los cinturones de seguridad, se activan los airbags del conductor y del copiloto, etcétera.

En un impacto lateral, el pilar central es el gran responsable a la hora de contener el golpe en la carrocería, mientras que los airbags de cortinilla suavizan la fuerza del choque en la cabeza, la zona del cuerpo más afectada, según las estadísticas, en este tipo de accidentes. Por su parte, cuando el impacto viene por detrás, la lesión más común es el “latigazo cervical”, un esguince que se produce en la zona baja del cuello por la brusca flexión y extensión de esta zona cuando recibe grandes picos de aceleración (fuerzas G).

Innovación para las personas

Fruto de su programa de investigación en materia de seguridad, Toyota alumbra innovaciones constantemente para sus vehículos, como el asiento que reduce las lesiones por latigazo cervical, diseñado para que asegure total apoyo en la región que va desde la cabeza hasta la parte inferior de la espalda.

También ha ido incorporado protecciones específicas para los ocupantes de sus vehículos y las zonas corporales más críticas: airbags delanteros, de cortinilla, de rodilla, pélvicos, torácicos, etcétera. Así, los últimos modelos de Toyota –como la cuarta generación de Toyota Prius– equipan hasta siete airbags de serie.

Otra de las innovaciones más relevantes de Toyota en materia de seguridad pasiva ha sido la creación de una familia de modelos de realidad virtual llamada THUMS (Total Human Model for Safety, Modelo Humano Total de Seguridad), destinada a entender mejor los efectos de cada impacto en el cuerpo humano para desarrollar un equipamiento de seguridad pasiva más avanzado y efectivo. Los THUMS aportan más información que los dummies tradicionales y pueden simular el comportamiento de piel, músculos, huesos e incluso órganos internos en individuos de diferentes edades y sexos durante un determinado accidente.

Un ojo en los peatones

Por último, Toyota también ha destinado recursos a la investigación sobre la seguridad de los peatones en caso de impacto. Para ello, ha ido introduciendo el uso de estructuras diseñadas para reducir las lesiones a viandantes en posibles atropellos. Un ejemplo es el capó con elevación automática, presentado en 2011, que ayuda a reducir lesiones en la cabeza de los peatones elevando automáticamente la parte posterior de su superficie. Concretamente, lo que hace es para aumentar el espacio que hay debajo del capó, lo que sirve para amortiguar el golpe.

No es la única tecnología pensada para peatones que forma parte de los sistemas de seguridad de Toyota. El nuevo Prius incorpora un sistema precolisión con detección de peatones, que frena el vehículo en caso de que detecte frente a él a uno de ellos. Claro que eso ya forma parte del completo pack de seguridad activa Toyota Safety Sense. Ahora ya sabes por qué Toyota Prius –y otros modelos de Toyota– son líderes en materia de seguridad.

Prueba un Toyota Prius, más seguro que nunca

Más sobre seguridad

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.