La contaminación en las ciudades y las alergias

Este año está en tu mano evitar las molestias alergias

Ya no hay que esperar a primavera para que se disparen los síntomas de tu alergia, ¿eres de los que tiene alergia casi todo el año? ¿Sabías que las partículas de diésel multiplican la capacidad de ciertos pólenes? En tu mano está parte de la solución: el aumento del uso de automóviles con etiqueta “ECO” es la clave.

El cambio climático ha adelantado la polinización de varias especies y ya no hay que esperar a la primavera para que muchos empecemos a notar los típicos síntomas de la alergia: picazón de ojos, nariz, reacciones en la piel… No es ya nada extraño que hoy en día dichos síntomas se reproduzcan  a principios del mes de marzo o incluso febrero, cuando lo normal desde hace décadas era que comenzaran a finales de abril



El aumento y expansión de la industria y del tráfico, sobre todo en las grandes ciudades, ha permitido un fenómeno poco alentador para los alérgicos: las partículas diésel multiplican por 27 la capacidad de los pólenes, ya que contaminan los granos de polen.

Pongamos ejemplos y cifras sobre la mesa: el plátano sombrío es la especie con más incidencia en las grandes ciudades. Solo Madrid cuenta con más de 50.000 ejemplares, y el polen de esta especie se presenta como el polen causante del  28% de las crisis de asma y la rinoconjuntivitis, según datos del  Comité de Aerobiología. Si a ello le aplicamos el efecto de las partículas diésel, el resultado para los alérgicos es terrible.

Y los casos van en aumento, porque la concentración del polen en el aire es cada vez mayor. Y a mayor concentración, más posibilidad de que un ciudadano desarrolle alergias que no tenía antes.

Aunque no está considerada como una enfermedad grave y no pone en riesgo nuestra vida, el desarrollo de este tipo de alergias tiene dos características con una gran relevancia socioeconómica: su alto predominio y la disminución en la calidad de vida de quienes la padecen.

/
El filtro de polen de tu Toyota será tu mejor aliado en la guerra contra la alergia. 
/
Toyota Prius con etiqueta ECO, referencia en consumo de combustible, emisiones y eficiencia.
¿Qué podemos hacer para protegernos de los alérgenos y mejorar nuestro futuro más cercano? Precaución y responsabilidad.

Ser precavidos y adelantarnos a los problemas con medidas tan sencillas y a nuestro alcance como estas:


- Usar gafas de sol, evitando así que el polen llegue a tus ojos.
- No abrir las ventanillas del coche en atascos.
- Usar mascarillas o filtros nasales.
- Evitar aquellos lugares que concentren más cantidad de polen (parques, jardines, entornos rurales).
- Las mayores concentraciones de polen se producen a primeras horas de la mañana y a últimas de la tarde, así que no hagas ejercicio u otras actividades al aire libre en ese horario.
- Mantén el filtro del polen de tu coche siempre a punto: la sustitución de este filtro suele realizarse conforme a la recomendación del fabricante, y es importante porque evita que el polen y otras impurezas entren en el interior.
- ¡Haz caso a tu madre! Y no solo con la Rebequita cuando refresca. El polen se cuela hasta tu casa, así que es fundamental limpiar frecuentemente (¡no una vez al trimestre!) toda la casa, especialmente de las alfombras, tapetes, cortinas, muebles...
- Y no olvides los baños nasales de la abuela: sal, bicarbonato y agua para hacer baños nasales. Es impresionante comprobar el nivel de alivio que produce algo tan sencillo.

Tú puedes ayudar a disminuir los efectos de la contaminación

En el caso de los automóviles particulares, los coches híbridos son una de las mejores opciones. Y ya no solo por la fiabilidad, la comodidad, la mejor tecnología o el ahorro de combustible. Si hablamos de responsabilidad, miremos al medio ambiente.

Los híbridos contribuyen a la calidad del aire al permitir una movilidad de los ciudadanos con menores emisiones. Por ello las instituciones públicas premian a estos conductores responsables permitiéndoles circular cuando otros no pueden por los ya conocidos protocolos anticontaminación.

Utilizan dos tipos de fuentes de energía: un motor de gasolina tradicional y una fuente alternativa de combustible, motores eléctricos o de hidrógeno, lo que también se traduce en dos beneficios importantes para el medio ambiente.

-Mejor rendimiento del combustible: un coche híbrido obtiene un promedio de 2 kilómetros más de recorrido por cada litro de gasolina que un vehículo tradicional, reduciendo con ello el consumo total de combustible  y el coste. 
-Menos emisiones: los coches híbridos liberan muchas menos sustancias peligrosas a la atmósfera, lo que reduce las emisiones y la contaminación del aire.

Los beneficios ambientales y económicos que a la larga pueden aportar los híbridos son, por tanto, evidentes. ¿Quieres saber más sobre los coches híbridos? Visita la página oficial de Toyota para descubrir todas sus características técnicas y las ventajas que suponen para la conservación del medio ambiente.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.