Bolivia enseña sus ‘garras’ en la cuarta especial

El Dakar afronta el Altiplano con todo aún por decidir

El piloto de TOYOTA GAZOO Racing SA, Nasser Al-Attiyah, se vio obligado a abandonar tras los problemas de la tercera etapa. Por su parte, tanto Ginielde Villiers (TGRSA), como Nani Roma, de Toyota Overdrive Racing, recuperaron tiempo y se mantienen firmes en su propósito de llegar entre los primeros a Buenos Aires. Sin tiempo para descansar, una nueva etapa de 438 kilómetros asoma ya en el Altiplano boliviano.

Cuando aún no llevamos ni una semana de Dakar, la enorme exigencia de este mítico rally ya se ha llevado por delante las esperanzas de algunos de los favoritos en la categoría de coches. Uno de ellos, desafortunadamente, ha sido el piloto de TOYOTA GAZOO Racing SA, Nasser Al-Attiyah. El piloto catarí no pudo siquiera iniciar la cuarta etapa, disputada entre San Salvador de Jujuy, en el norte argentino, y Tupiza, ya en Bolivia. Tampoco tomará la salida en la quinta especial el español Carlos Sáinz, tras perder ayer más de dos horas y quedar su Peugeot muy dañado.

De Villiers y Roma, firmes

El otro piloto del TOYOTA GAZOO Racing SA, Giniel de Villiers, se mostró sólido pese a los problemas sufridos en la etapa previa. No era fácil dadas las extensión (416 km) y las características del recorrido, con numerosos obstáculos como dunas, rocas, cauces de ríos, etcétera. Todo eso con altitudes superiores a los 3000 metros e incluso algo de lluvia. En ese contexto, De Villiers fue muy seguro, llegando sexto a 24 minutos del francés Cyril Despres (Peugeot), nuevo líder de la prueba. De Villiers es séptimo en la general a 44 minutos del francés.

Nani Roma, de Toyota Overdrive Racing, también demostró ser candidato a la victoria final por la vía de la regularidad. Roma obtuvo un excelente tercer puesto con su Toyota Hilux, a menos de 13 minutos de Despres, un resultado que le mantiene quinto en la general a 10 minutos del líder. Roma acabó ayer por delante de algunos de los ‘hombres fuertes’ del Dakar, como Peterhansel o Loeb, ambos de Peugeot, demostrando su fortaleza en el terreno más duro. “Lo importante es no cometer errores y mantener las opciones. Queda mucho Dakar”, comentó el piloto de Toyota.

Otro resultado notable de la cuarta jornada fue la victoria de Akira Miura, del equipo TLC, en la categoría de producción, la primera de toda su carrera en esta prueba. Su compañero de equipo Christian Lavieille fue segundo, aunque sigue liderando esta modalidad por delante del propio Miura. Ambos tratarán de mantener las primeras posiciones en jornadas venideras, pero el Toyota Land Cruiser está demostrando adaptarse a la perfección a la dureza del Dakar.

El Altiplano asusta

Con algunos favoritos fuera de la competición, y sin tiempo apenas para respirar, los participantes del Dakar encaran ahora una de las etapas más complicadas de esta edición, entre Tupiza y Oruro, en pleno Altiplano boliviano. En total serán 692 kilómetros, de los que 447 serán cronometrados. Aunque los pilotos comienzan a estar aclimatados, la altitud, por encima de los 4.000 metros, la variedad de terrenos y las dunas serán sus principales enemigos. La fatiga, a buen seguro, aparecerá, y los coches sufrirán para no ahogarse ante la falta de oxígeno. Esto es el Dakar.

/
Nani Roma (Toyota Overdrive Racing), sobre la tierra roja boliviana.
/
Akira Miura, del equipo TLC, vencedor ayer en la categoría de producción.
Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.