La importancia de verlo todo al volante

El sistema BSM detecta objetos en el ángulo muerto

El 10% de los accidentes se producen por maniobras en las que no se ha visto al coche que venía por detrás. El sistema Blind Spot Monitor (BSM) elimina este problema de un plumazo. Te lo contamos al detalle.

Si eres conductor habitual, seguramente te suena la situación: vas a cambiar de carril, según tu espejo retrovisor no hay ningún vehículo detrás, de modo que inicias la maniobra con normalidad. De pronto, escuchas un bocinazo tras de ti: un coche llegaba por tu izquierda y casi colisionáis. Esto es lo que se denomina ángulo muerto. Ni tú ni el otro conductor habéis cometido ningún error, pero eso no ha impedido que os veáis en tan peligrosa situación. Toyota tiene un sistema innovador para evitar casos como éste: Blind Spot Monitor (BSM) o Monitor de Ángulo Muerto. Descubre cómo funciona.

¿Qué es el ángulo muerto?

Los espejos retrovisores sirven para que tengas al alcance de la vista lo que sucede detrás de ti. Por eso son imprescindibles tanto para maniobrar como para dar marcha atrás, frenar o cambiar de carril. En este último caso, el campo de visión de los espejos no es completo. Siempre hay un ‘punto ciego’, esto es, un ángulo desde el cual no ves, por ejemplo, un coche que llega por tu izquierda y se dispone a rebasarte. Ese momento crucial, aunque dura fracciones de segundo, puede ser de extrema gravedad.

Según un estudio de la Unión Europea, más del 10% de los accidentes que se producen en nuestras carreteras son por cambios de carril erráticos debido al ángulo muerto. Los expertos del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) dan algunos consejos para evitar estas situaciones, como ajustar correctamente los retrovisores laterales –siempre en parado y en llano–, y justo hasta que se deje de ver la carrocería, o señalizar los movimientos con antelación, usando los intermitentes.

/

Tranquilo: tu Toyota ‘mira’ por ti

Muchas veces, ninguna de estas precauciones es suficiente. Y aquí entra en juego el sistema de Toyota que detecta la presencia de un objeto en el ángulo muerto: el Blind Spot Monitor (BSM) es la tecnología más avanzada para que realices los cambios de carril, siempre, con la máxima seguridad y todas las garantías. ¿Cómo funciona?

Lo probamos en el nuevo Prius, que con sus 22 sensores permiten al BSM detectar a otro vehículo que entre en la zona de ángulo muerto. Cuando eso sucede, se enciende una luz amarilla en el espejo retrovisor para avisarte, y si aun así inicias la maniobra de cambio de carril, la luz empieza a parpadear. Dicho de otra manera: el Prius te advierte de la presencia de algún objeto que escapa de tu campo de visión a través de los espejos, con antelación suficiente para reaccionar.

Las tecnologías de Toyota no pretenden conducir por ti. Pero se encargan de todo lo demás.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.