¿Cómo funcionan los coches sin conductor?

El futuro coge el volante

¿Sabías que desde los años 40 del siglo pasado existen múltiples pruebas e intentos para conseguir un coche sin conductor? ¿Es ahora el momento? Quizás la inteligencia artificial sea la clave.

Un coche que conduce solo mientras sus pasajeros leen, navegan por Internet o ven una película. Ciencia ficción que prevé ser una realidad en pocos años. ¿Renunciaremos a conducir? ¿Qué papel tendrá el conductor? Te contamos cuál es el presente y el futuro de los coches autónomos.

Habrás observado que los fabricantes ya trabajan en el desarrollo de tecnologías que evitan gran parte de las causas de los accidentes, de una forma cada vez más “automática” o con independencia del conductor. En realidad, parte de esta tecnología ya es una realidad en nuestros vehículos: 

- Sistema de reconocimiento de señales de tráfico.
- Control de velocidad.
- Asistente de mantenimiento de carril.
- Detector de ángulo muerto.
- Frenada automática de emergencia.
- Asistente de maniobras de aparcamiento.

Estos sistemas de asistencia a la conducción siguen avanzando y serán imprescindibles para que los coches sin conductor se conviertan en una realidad segura. Con ese objetivo trabajan ya las principales marcas de automóviles. De hecho en el 2015, Toyota, líder en tecnología híbrida, puso en marcha el Toyota Research Institute, ubicado en Silicon Valley. Una apuesta por la investigación y el desarrollo que tiene en la inteligencia artificial y en la conducción autónoma uno de sus focos.

Así lo asegura el presidente de la marca, Akio Toyoda, quien explica que entendió la utilidad de estos coches cuando se encontraba trabajando en la organización de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020. Allí pudo ver que esos vehículos serían muy útiles, por ejemplo, para personas que tuviesen alguna discapacidad o problemas de movilidad.

¿Con qué dispositivos funciona un coche sin conductor?

Si el objetivo, entonces, es que el conductor intervenga lo menos posible, echamos mano de la tecnología. La combinación y el trabajo en cadena de los siguientes elementos tecnológicos permiten que el sistema funcione con garantías y seguridad:

GPS

Es la base. Sirve para establecer el punto de inicio y de final, analiza todas las potenciales rutas y elige la mejor. Si bien necesita sensores radares, que van distribuidos por la carrocería y que son capaces de detectar distintos obstáculos que se encuentran en el camino.

/
Toyota ha lanzado el programa CSRC Next, con una inversión de 35 millones de dólares, para explorar los retos y oportunidades de los vehículos autónomos y conectados.
/
Así luce Concept-i: la apuesta de Toyota para el futuro.
Cámaras de vídeo

Con ellas se leen señales de tráfico, detectan semáforos y controlan otros vehículos, además de rastrear peatones u otros obstáculos de cualquier tipo.

Sensores LIDAR

Es la tecnología esencial que analiza, entre otros importantes datos, donde comienza el arcén de las carreteras o identifica las marcas de división de los carriles.

Este sistema, que se instala normalmente en el techo del coche, es una especie de radar que lanza haces de luz en 360 grados, con los que detecta los objetos, y su programador determina los huecos vacíos por los que puede circular el vehículo. Son, en definitiva, los ojos del coche.

Ordenador central

Analiza todos los datos de los diversos sensores para convertirlos en acciones: dirigir, frenar, acelerar…

Toma de decisiones

Uno de los aspectos más controvertidos. ¿Cómo se toman las decisiones en un coche sin conductor? Gracias a la inteligencia artificial, que toma decisiones en tiempo real consolidando toda la información que obtiene del resto de los componentes que hemos visto antes. ¿Cómo? Aunque te pueda parecer difícil de entender, la inteligencia artificial fundamentalmente está basada en modelos matemáticos.

Pero la tecnología siempre en permanente estado de mejora, sigue avanzando y el nuevo reto lo representan por ejemplo los ingenieros del Instituto Tecnológico de Michigan que tratan de programar automóviles sin conductor con variables de decisión humanas. ¿Imposible? Tan imposible como nos podía parecer el coche sin conductor hace 5 o 10 años y hoy ya han circulado por nuestras carreteras en España.

El futuro de la automoción parecer ir decididamente encaminado a la conducción autónoma, que según las principales marcas del sector que trabajan sobre esta tecnología, dará a luz vehículos más seguros. Un paso que revolucionará, sin duda, la forma en el que el ser humano se mueve.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.