El sistema TRAC garantiza la tracción en cualquier circunstancia

Evita derrapes y movimientos extraños en lluvia, hielo o nieve

Cuando las condiciones climáticas son malas o el firme no está en su mejor estado, un par de segundos son suficientes para que tengamos un susto mientras conducimos. El TRAC o control de tracción de Toyota es un sistema electrónico dirigido a corregir posibles comportamientos erróneos de las ruedas relacionados con la falta de adherencia.

La adherencia es clave en la seguridad. Los neumáticos son los ‘pilares’ del vehículo, y de su comportamiento y del de los sistemas de seguridad activa depende su estabilidad. En este sentido, cuando hablamos de tracción tenemos que referirnos obligatoriamente al sistema de transmisión, diseñado para terrenos con buena adherencia, donde el diferencial –que permite que las dos ruedas motrices puedan girar a distintas velocidades– juega un papel esencial. Sin embargo, no siempre circulamos en las mismas condiciones, por eso Toyota incluye desde hace años en sus vehículos el sistema TRAC o control de tracción.

¿Por qué podemos perder tracción?

Normalmente la adherencia suele resentirse en situaciones de lluvia, hielo o nieve, aunque también puede producirse en aceleraciones excesivas. En cualquiera de esos casos puede suceder lo siguiente: al acelerar el vehículo, si las dos ruedas motrices –traseras o delanteras– no tienen idéntica adherencia, es habitual que una de ellas pierda agarre, pudiendo provocar tirones, movimientos extraños o incluso derrapes no deseados, que pueden suponer la antesala de un accidente. Es entonces cuando entra en acción el TRAC.

Evita el movimiento no deseado

El control de tracción de Toyota utiliza los sensores de los frenos ABS para calcular el número de vueltas que da cada una de las ruedas motrices y compararlas entre sí. Si detecta que una de ellas se acelera en exceso en comparación con la opuesta, interpreta que hay una pérdida de tracción y actúa. ¿Cómo lo hace? En primera instancia reduce la potencia del motor hasta que la rueda que está derrapando disminuya la velocidad y recupere la tracción. Si no es suficiente, el sistema de los frenos disminuirá la velocidad de esa rueda.

Excepciones de uso

Aunque, en general, es muy importante llevar siempre activados los sistemas de estabilidad y tracción, puede haber alguna circunstancia en la que nos puede interesar desconectarlos. Por ejemplo, cuando el vehículo queda enterrado parcialmente en barro o nieve, el TRAC puede reducir la potencia que transmite el motor a las ruedas, dificultando así la operación de “rescate” del automóvil. En esa situación podemos desactivar el sistema pulsando el botón “TRAC OFF”, para volverlo a activar cuando volvamos a un contexto normal de conducción.

Toyota RAV4, como otros modelos con tracción total de la marca, incorpora un sistema TRAC de control de tracción adaptado a su mecánica, de forma que el sistema calibra permanentemente la aceleración de las cuatro ruedas.

/
Infografía de la mecánica de Toyota RAV4
/
El TRAC ayuda a evitar el deslizamiento de las ruedas motrices
Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.