Escapada en familia a la Sierra de Gredos

Ruta en Toyota Verso por un oasis de naturaleza otoñal

Recorrerlo en coche o a pie, disfrutar de sus espectaculares paisajes y su sabrosa gastronomía, hacer deportes o dormir en medio de la nada. Este enclave abulense de naturaleza salvaje tiene mucho que ofrecer. Te damos las claves para disfrutarlo al máximo.

España es un país de contrastes. Cuando uno la recorre en coche de norte a sur y de este a oeste, encuentra paisajes totalmente dispares entre sí: desde espectaculares playas hasta zonas desérticas, pasando por montañas llenas de vegetación que tienen poco que envidiar a una postal suiza. Una de ellas es la Sierra de Gredos que se enmarca entre las provincias de Salamanca, Cáceres, Ávila, Madrid y Toledo.

Otoño es una época muy especial para visitarla: el manto de encinas, alisos, abedules, álamos y castaños que recubre sus cordilleras se vuelve ocre y amarillo intenso. Sus hojas caducas van tiñendo los caminos, recorrerlos es como trasladarse a un cuento. Hay otra característica que hace de la Sierra de Gredos un lugar único: es un enclave de pura naturaleza a solo dos horas de Madrid y a una de Ávila.

/

Te proponemos un recorrido al volante de tu Toyota Verso por la carretera AV-941, en la que podrás contemplar, en menos de una hora, algunas de las panorámicas más espectaculares de la Sierra de Gredos. Arrancamos:

Parador Nacional de Gredos

Te alojes aquí o no, resulta una visita obligada y el mejor punto de partida para nuestra ruta. Fundado en 1928, es uno de los primeros paradores de España, y por su localización en el valle de Tormes (concretamente, en el pueblo de Navarredonda), tiene unas vistas espectaculares a la sierra. Aunque solo la contemplación de su majestuoso edificio de piedra de principios del siglo pasado, ya es todo un espectáculo. Si te apetece pasear antes de subirte en tu Toyota Verso, desde allí tienes varias rutas, como la Senda del Pinar, entre árboles centenarios.

Hoyos del Espino

Sigue la carretera y, mientras circulas al volante, disfrutarás de dos cosas: la conducción cómoda del Verso, que te permite recorrer relajadamente el serpenteante recorrido, y las vistas de las cumbres de Gredos, entre ellas, el Pico de Almanzor. Llegarás al cruce de la Plataforma de Gredos donde verás, sobre una roca, la escultura característica de una cabra montesa. Parar en Hoyos del Espino merece la pena para respirar aire fresco y, de paso, visitar la iglesia de la Virgen que da nombre al pueblo. Según la leyenda, se apareció sobre un espino.

Navalperal de Tormes

Continúa la ruta entre ganaderías de terneros con las crestas del Circo de Gredos asomando a lo lejos. Si vas bien entrado ya el otoño, es posible que veas algunas cumbres nevadas. Una vez llegas a Navalperal de Tormes, te recomendamos cruzar el puente que sobrepasa el río. Si ha llovido su caudal te sorprenderá por la fuerza con la que bajan las aguas y el hipnótico sonido que emiten. Desde aquí parte una de las rutas de senderismo más apetecibles de toda la sierra: la de las Cinco Lagunas. Más adelante te contaremos todos los detalles.

Barco de Ávila

El paisaje que te rodea hace que te sientas en plena naturaleza, pero eso sí, desde del confort que te ofrece tu Toyota Verso, con sus cómodos asientos y su avanzado sistema de climatización que te aísla del frío exterior. El río Tormes, a tu izquierda, con su eterno murmullo, es otro de tus compañeros de viaje. Una parada obligada es el castillo de Valdecorneja, que data del siglo XII y desde el cual tienes vistas por partida doble: de la Sierra de Gredos y de la Sierra de Béjar, ya en Salamanca.

/

La Sierra de Gredos tiene infinidad de caminos para perderse. Te recomendamos una serie de rutas de senderismo que no te puedes perder.

Carretera de la Plataforma de Gredos

Tal vez te extrañe que comencemos por una carretera si estamos hablando de un enclave natural, pero verás que es fundamental conocerla para llegar al corazón de la sierra: desde la Plataforma de Gredos, a donde llegas saliendo de Hoyos del Espino, parten numerosas rutas: los montañistas dicen que "aquí empieza todo". O, más concretamente, en su parking. Debes tener en cuenta una cosa: para evitar masificaciones el número de coches es limitado.

Ruta de la Cinco Lagunas

Son pequeñas lagunas de origen glaciar diseminadas en la Garganta del Pinar, al norte del macizo central de la Sierra de Gredos. El paisaje rocoso es espectacular, te recordará a la superficie lunar. Un buen sitio para comenzar a andar es Navalperal de Tormes, donde puedes dejar aparcado tu Toyota. La ruta está muy bien señalizada, te recomendamos que lleves buen calzado y cuentes con el tiempo necesario, ya que recorrerla entera te puede llevar un día.

Ruta de Laguna Grande

Parte desde el parking de la Plataforma de Gredos, está señalizada y son casi siete kilómetros hasta llegar a Laguna Grande. La ruta es realmente bella, pasarás por el prado de Las Pozas y el alto de los Barrerones, rodeado por valles espectaculares. Hay muchos miradores hacia la sierra por el camino. Es un trayecto fácil con algunos desniveles, pero en ningún caso demasiado acentuados.

Las aguas de la laguna son transparentes todo el año menos en invierno, cuando se hielan. Es una de las visitas ineludibles de quien recorre el Circo de Gredos y, al mismo tiempo, un lugar mágico repleto de leyendas. Citamos dos, una de ellas asegura que se trata de una sima tan profunda que llega hasta el fondo de la tierra, otra cuenta la historia de una mujer que se sumergió en sus aguas y ahora habita en el fondo de la laguna.

Circo de Gredos

Con sus paredes talladas por un antiguo glaciar, se encuentra en la vertiente norte de la Sierra de Gredos. Es una zona espectacular con extensas vertientes cubiertas de frondosos arbustos y matorrales. Destaca por su nutrido número de ejemplares de cabras montesas, el animal residente en la sierra, a la vez que su símbolo. El circo está rodeado de majestuosas montañas, entre las que sobresale la más alta de la sierra: el pico Almanzor, con 2.592 metros.

/

Las actividades a realizar en esta zona no se pueden contar con los dedos de una mano. Te recomendamos algunas de las más apetecibles:

Ruta micológica

Se acerca el otoño, época de setas, de modo que no hay mejor momento y lugar para echarse al monte con una cesta bajo el brazo. La empresa Gredos Guides organiza rutas micológicas en las que te llevan por los lugares más fructíferos y te asesoran sobre diferente tipos de especies.

Avistamiento de aves

Antes te hemos hablado de la ruta Pinar de Navarredonda, entre pinos centenarios. Pues bien: este es uno de los mejores recorridos de la sierra para observar aves dispares como herrerillos, capuchinos, piquituertos o reyezuelos. Parte del pueblo de Navarredonda y está señalizado. ¡No te olvides los prismáticos!

Deporte, deporte y más deporte

El ejercicio, en plena naturaleza, es aún más saludable. En la Sierra de Gredos hay más de 14 empresas que te ofrecen todas las facilidades para realizarlo. Una es Gredostormes. Con ella puedes realizar rutas de senderismo, con bici de montaña o a caballo, y practicar actividades como tiro con arco, escalada o alpinismo. ¿No tienes equipo de montaña? Ellos te lo alquilan.

/
¿Qué comer?

La gastronomía local de la Sierra de Gredos es contundente, algo muy apropiado porque descubrir este extenso paraje requiere de mucha energía. El chuletón de Ávila, las patatas revolconas (cocidas, batidas y con pimentón), las judías del barco (con arroz o con vinagreta), la sopa de ajo o la morcilla de calabaza y chorizo son algunos ejemplos. Y de postre, recomendamos el arrope, un dulce elaborado con calabaza y melaza de higos negros.

El mejor compañero de viaje

Hemos elegido al Verso por muchos motivos. Para empezar, podemos viajar en familia: tiene siete plazas y cada uno de los cinco asientos traseros se pliega con solo accionar una palanca. Las plazas que no usamos, si quedan plegadas, dejan una superficie de equipaje plana para llevar con nosotros todo lo que queramos. Si necesitamos llevar bicis para grandes y pequeños, no hay problema, con el portabicicletas trasero con capacidad múltiple será muy fácil pasar del volante a los pedales.

Es un coche amplio, pero eso no se nota al conducirlo: su comportamiento es ágil. El sistema Toyota Touch 2 & Go nos conecta a la red e incluye un completo sistema de navegación para que no nos desviemos de nuestro recorrido. Aunque esta es una ruta para perderse.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.