Cazorla, un parque natural ‘Extra virgen’

Una escapada con mucho sabor por las sierras de Jaén

El Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas es el espacio protegido más extenso de España. Ya solo por eso merece la pena conocerlo, recorrer sus senderos y visitar sus pueblos. Además, su excelente aceite de oliva protagoniza buena parte de la oferta de ocio: podemos visitar alguna almazara, degustar los platos de la tierra o recibir un masaje oleico reparador. Volverás a casa como nuevo.

Todo el mundo sabe que Jaén es la provincia del aceite por excelencia, pero muchos desconocen los tesoros que esconde. Uno de ellos es la serranía de Las Villas, hermana menor del Parque Natural, ofrece un singular ‘maridaje’ entre el agua de sus cascadas y el aceite que dan sus olivos. En la población de Mogón, podemos visitar la cooperativa de agricultura sostenible donde se elabora el aceite Puerta de las Villas. Allí mismo podemos conocer de primera mano el proceso productivo, del olivar a la almazara, catar los aceites o comprar alguna botella.

/
Un poco de acción es mucho

Recorrer la serranía de Las Villas en un Auris Touring Sport es una experiencia tan agradable como aparcarlo y activar las piernas. Un sendero recomendable, por su sencillez y belleza, es el del embalse de Aguascebas, en el término municipal de Villacarrillo. Se trata de una ruta semicircular de 5,8 kilómetros que se puede hacer a pie (unas dos horas) o en bicicleta. Por el camino podemos encontrarnos con ciervos o cabras montesas, y, si miramos al cielo, disfrutar con el vuelo de buitres leonados, águilas reales y quebrantahuesos.

Después del paseo llega la hora de darse otro homenaje, en este caso gastronómico. A unos 20 kilómetros del embalse de Aguascebas se encuentra el pueblo de La Iruela, cuyo empinado entramado de calles culmina en un imponente castillo medieval, emblema de la comarca. Muy cerca de La Iruela, en la pedanía de Burunchel, está el Hotel Rural y restaurante La Calerilla, donde, si el día acompaña, se puede degustar lo mejor de la cocina serrana desde su impresionante terraza a la Sierra de Cazorla.

El día puede culminar en el Hotel y Spa Sierra de Cazorla, a 200 metros de La Iruela, un complejo que engloba un hotel de 3 estrellas, otro de 4 estrellas y un Centro Spa Olo Salud. En este último, podremos relajarnos con su circuito de aguas termales o disfrutando de un masaje a base de aceite de oliva. El hotel dispone de ofertas que incluyen desayuno, cena y acceso al spa y tratamientos.

/
Un balcón sobre el olivar

Volviendo a la zona de Villacarrillo, destaca, en lo alto de un cerro, el pueblo de Iznatoraf, que evoca la huella de la cultura árabe en la provincia, y cuyas estrechas calles ofrecen vistas panorámicas de los olivares. En Iznatoraf podemos degustar sus famosos “buñuelos de aire” y otros platos típicos de la comarca como el ajoharina, la pipirrana o las migas, elaborados con verduras y hortalizas de temporada y, por supuesto, con aceite de oliva. Un buen lugar donde tapear o sentarse a comer es La Yedra, en la Plaza de San Fernando.

/
Mogón y sus cascadas de agua

Mogón es una pedanía de Villacarrillo donde el río Aguascebas cede su agua al Guadalquivir, cuyo origen se ubica en Quesada, al este de la provincia. Ambos ríos entretejen sus cauces en el centro de la localidad para deleite de sus vecinos, que disfrutan de una cristalina piscina de agua natural. El pueblo ha recuperado con notable acierto las riberas de los ríos, en los que anidan garzas reales. Cuando el calor aprieta en la vega es una delicia caminar por algunos tramos poco profundos bajo la frondosa sombra de sus árboles.

/
La leyenda del Charco del Aceite

Otro punto de interés es el Charco del Aceite, en Villanueva del Arzobispo. Cuentan que se llama así porque los agricultores que transportaban los pellejos de aceite en burros los dejaron caer por el camino y que, al rodar ladera abajo, “pringaron” las aguas. Otros dicen que los “cagarraches” (operarios de las almazaras) dejaban caer el aceite por la noche para recogerlo en “el charco” por la mañana. El resultado es una piscina natural rodeada de un entorno espectacular. ¿Quién dijo que el agua y el aceite no pueden ser una mezcla perfecta?

Es hora de volver al Toyota Auris Touring Sport y emprender el camino de vuelta. Con su generoso espacio interior y un habitáculo agradable y modular, podremos adaptar su configuración en función de las necesidades familiares y de equipaje. Ya te avisamos de que tendrás espacio de sobra para que no eches de menos el excelente aceite de Jaén al llegar a casa.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.