La revolución del crossover tiene tres letras: C-HR

Tecnología, diseño y dinamismo para comerse el mundo

Cool-Hybrid-Revolution. Toyota ha elegido con sumo cuidado las tres iniciales que definen a su nuevo crossover. C de Cool, porque su estética es elegante y rompedora al mismo tiempo. H de Hybrid, pues incorpora la mecánica híbrida más avanzada del mercado. Y R de Revolution, ya que nunca antes un vehículo de estas características fue tan divertido de conducir.

No es fácil, a estas alturas, crear un modelo que aporte frescura a una gama tan completa como la de Toyota. Pero la marca ha dado con la tecla diseñando un crossover cuyas líneas seducen a primera vista, con un interior lleno de sorpresas. El secreto de su éxito se resume en tres letras: C-HR.

C de Cool

El nuevo Toyota C-HR es cool por naturaleza. El reto que se marcaron sus diseñadores era transmitir personalidad, dinamismo y elegancia. El resultado es una imagen poderosa y ágil, capaz de dejar boquiabierto a más de uno. La innovadora forma de los juegos ópticos, la amplitud de los pasos de rueda o los pliegues simulando las aristas de un diamante son argumentos de peso. Tampoco pasa desapercibido el contraste entre la mitad inferior del coche –musculosa, sólida, de crossover-, y la mitad superior – estilizada, dinámica, de coupé.

También el habitáculo encaja en la definición de cool, y se debe a la percepción de calidad de los materiales, tanto a la vista como al tacto. Ciertos detalles han sido cuidados para seducir a los sentidos, como por ejemplo la consola central que, con su pantalla táctil de 8 pulgadas, está orientada al conductor. Pero además de vista y tacto, otro sentido percibe el rotundo estilo de C-HR: el oído se rinde al sistema de sonido JBL con nueve altavoces de alta definición que incorpora el C-HR, un alarde de calidad y nitidez propio de automóviles premium.



H de Hybrid

La estética está bien, pero cuando elegimos un vehículo no solo nos fijamos en ella. En el caso del Toyota C-HR, es una garantía saber que bajo el capó se esconde la tecnología híbrida más avanzada: la ya cuarta generación de un sistema híbrido que gana eficiencia y reduce consumos en cada puesta a punto.

El C-HR es la prueba definitiva de que, más allá de la eficiencia, un Toyota híbrido ofrece una experiencia única, un placer de conducción sorprende. En una palabra: potencia. La configuración del sistema híbrido entrega potencia con una suavidad sin igual, y el conductor apenas nota el paso de motor de combustión de combustión a eléctrico. Como “animal” de ciudad, responde al instante en situaciones urbanas como una salida de semáforo o una incorporación en una rotonda: entrega una potencia casi instantánea al pisar el acelerador para fluir por la ciudad.

/
El interior de nuevo C-HR destaca por la calidad de sus materiales
/
La consola central está dominada por una pantalla táctil de 8 pulgadas orientada al conductor
R de Revolution

Los datos del nuevo C-HR son notables, su aspecto exterior puede calificarse de rompedor, pero para ser un ‘revolucionario’ tiene que sorprender también en su comportamiento. Y es que puede que sea uno de los vehículos híbridos más especiales y placenteros de conducir. Hay varias claves para que eso sea así. La primera ya la hemos mencionado, una mecánica híbrida impecable que entrega 90 kW, asociados a una transmisión inteligente.

La segunda, el chasis, concebido desde la plataforma de arquitectura global TNGA. Esta nueva forma de diseñar y producir vehículos ha permitido dos mejoras que los conductores de C-HR van a notar desde el primer momento. Por un lado, la posición de conducción se ha elevado haciéndola más SUV, de forma que el conductor gana visibilidad, sensación de seguridad y comodidad al acceder al coche. Por otro lado, se ha bajado intencionadamente el centro de gravedad para ganar agilidad. Gracias a ambas cosas, el Toyota C-HR es un SUV con una dinámica de conducción de turismo: toda una revolución.

De esta forma, el nuevo C-HR responde de forma muy intuitiva en curvas y maniobras, minimizando el balanceo y reportando una sensación de conducción más propia de un turismo compacto. Se trata de un antes y un después en la gama de Toyota, e inaugura una nueva ‘raza’ de modelos dominados por una imagen provocadora y una tecnología revolucionaria que ya está cambiando el mundo.

Más sobre Toyota C‑HR

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.