Las estaciones de esquí (también) son para el verano

Una ruta en Land Cruiser por los mejores paisajes pirenaicos

Llega el verano y cierran las estaciones de esquí. ¿Todas? ¡No! En el Pirineo algunas abren sus remontes para que puedas acceder a los picos más altos. Te mostramos estos paisajes montañeros, ideales para las vacaciones, al volante de Toyota Land Cruiser.

Cuando esquiamos disfrutamos de dos cosas: primero, de la sensación de bajar por la nieve a toda velocidad, y segundo, de unas vistas privilegiadas, ya que los telesillas nos llevan a cotas de montaña que de otra manera son inaccesibles. Lo primero es solo para épocas invernales, pero gozar de las alturas sigue siendo una buena opción en verano, cuando nos apetece ascender en busca de temperaturas más frescas. Las estaciones de Cerler, Panticosa y Astún, todas ellas en Aragón, mantienen abiertos algunos remontes para disfrutar de las vistas más espectaculares de los Pirineos.

Proponemos una ruta por todas ellas, y enseñamos las actividades que podemos realizar en estos marcos incomparables. Pero antes, presentamos a nuestro compañero de viaje: Toyota Land Cruiser.

Todoterreno, todotecnológico, todointeligente

Land Cruiser es un coche muy especial: es capaz de mantener la esencia todoterreno y combinarla con un confort y un refinamiento interior dignos de las mejores berlinas 'premium'. Pero, sobre todo, es un 4x4 de verdad, con el que puedes llegar a cualquier parte y seguir hasta el final, por caminos escarpados en los que el resto de los coches tienen que darse la vuelta.

Después de 60 años de historia, el nuevo Toyota Land Cruiser es el más avanzado de todos: su motor 2.8 D-4D de 177 CV es mucho más eficiente y cumple con la norma de emisiones Euro 6. Su funcionamiento es silencioso, la respuesta, enérgica y los consumos, contenidos. Un vehículo perfecto para que cualquier escapada off road sea placentera.

Además, está equipado con el avanzado sistema multimedia Toyota Touch 2. Gracias a su función Mirrorlink puedes sincronizarlo con el Smartphone, y acceder a muchas 'apps' para obtener información del estado del tráfico o navegar con Google Maps. También escuchar tu música favorita en cualquier parte, gracias a Spotify.

/
El interior sofisticado del Toyota Land Cruiser
/
Los asientos abatibles del Toyota Land Cruiser

Introducimos en el navegador el primer destino: Cerler, junto a Benasque (Huesca). Conducimos con el Toyota Land Cruiser por las reviradas carreteras a los pies del Pirineo aragonés. En todo momento tenemos una absoluta sensación de seguridad. No en vano incorpora los frenos ABS más avanzados, con un sistema de Distribución Electrónica de la Fuerza de Frenado que evita el bloqueo en frenadas de mayor o menor emergencia, dosificando la fuerza entre las cuatro ruedas. Añade el Control de Estabilidad y de Tracción, para no perder agarre en ningún momento.

Por fin, llegamos al primer destino.

Cerler: conducción 'off-road' y mucho más

La estación de Cerler abre en verano el telesilla del monte Aneto para subir hasta su cumbre y disfrutar de un impresionante paisaje pirenaico, de 10.30h a 17.30h. ¿Lo mejor de todo? Con el acceso al telesilla puedes comprar también un menú para disfrutar de una barbacoa al aire libre.

Un vez arriba, en el collado del Sarrau tienes una vista casi inabarcable a un sinfín de cumbres, entre ellas las de Maladeta (3.308), Posets (3.371 m) y Perdiguero (3.221 m), y el Parque Natural Posets-Maladeta.

Desde allí puedes iniciar tu ruta, a pie o en bici de montaña, por senderos que están perfectamente señalizados al pico de Cerler, Punta Cogulla, Rincón del Cielo, Ibón de Basibé o Pico Gallinero, entre otros lugares, desde los que puedes rodear la estación y disfrutar del valle de Benasque.

Seguro que en este paraje montañoso estás deseando probar las cualidades todoterreno del Land Cruiser. Desde Cerler salen varias rutas por pistas. Nosotros te recomendamos la que empieza en el propio Cerler y recorre Benasque, Eriste, Cascada de Espigantosa, Sahún y Eresué, para volver al punto de partida. Son unos 40 kilómetros fuera del asfalto, de tránsito fácil gracias al este 4x4, y con un paisaje que nunca olvidarás.

El Toyota Land Cruiser te permite elegir entre modos distintos de configuración de la suspensión: Normal, Confort y Sport, según el tipo de conducción que quieras realizar. Si sales del asfalto, su Control de Tracción Activo (Active Traction Control), reparte el par motor entre sus cuatro ruedas para lograr el máximo agarre en ascensos como descensos.

Una vez en Cerler de nuevo, toma la carretera N-260 y, en dos horas y 20 minutos, llegarás al siguiente destino: Panticosa, en la comarca del Alto Gállego (Huesca).

Panticosa: relax en aguas termales y paisajes

La telecabina de Panticosa traslada en invierno a miles de esquiadores a las pistas. En verano este teleférico en forma de huevo te lleva al área de Petrosos, a 1.900 metros de altitud. Desde allí puedes hacer una ruta de senderismo de algo menos de una hora hasta el mirador Los Valles, desde donde disfrutarás de unas privilegiadas vistas de los macizos más importantes de la zona del Balneario de Panticosa y Bujaruelo. En días despejados puede verse hasta el Moncayo.

Otras opciones son el mirador de Sabocos a 20 minutos y el Pico Mandilar a 45. Lleva la cámara de fotos con la batería cargada porque no dejarás de retratar estos paisajes espectaculares.

Y sí, has leído bien un poco más arriba: el Panticosa Resort, a 1.636 metros de altitud y en pleno corazón del Pirineo Aragonés, cuenta con un espacio de 8.500 metros cuadrados dedicados al Poder del Agua Termal de Panticosa, además de múltiples opciones de ocio. Puedes pasar el día relajándote o hacer noche en una de sus habitaciones.

Desde allí tomamos la carretera N-136, la N-260 y la N-330 y circulamos una hora y media hasta nuestro siguiente destino: Astún, una estación de esquí cerca Jaca (Huesca) y casi en la frontera con Francia.

Astún: vistas desde el pico más alto

La Raca es la pista de esquí a más altitud del Pirineo aragonés, a 2.300 metros. En invierno contemplas un impresionante paisaje glaciar, pero en esta época del año el manto blanco se torna verde. Desde la base de la estación de Astún puedes tomar el telesilla de Truchas, abierto en verano, que te deja en un punto estratégico desde el que poder iniciar un sinfín de rutas. Puedes acceder a los pequeños lagos en un entorno de absoluta quietud o conocer la alta montaña en su estado natural, lejos de la civilización.

Si te gustan los animales, llévate los prismáticos, porque disfrutarás de la presencia de una rica fauna autóctona compuesta por buitres, armiños, sarrios, águilas, marmotas... Y puedes practicar la pesca de la trucha en los Ibones de Escalar.

Y aquí finaliza la ruta: ya ves que para bañarte, contemplar paisajes espectaculares y disfrutar del verano no es necesario ir a la playa, tan solo contar con un todoterreno diseñado para llevarte al fin del mundo.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.