Kirobo Mini, ¡ya está aquí tu robot de compañía!

Descubre sus funcionalidades y a la familia robótica de Toyota

Kirobo Mini forma parte del proyecto Toyota Heart, iniciativa que pretende desarrollar una interacción entre hombres y máquinas con un marcado toque humano.

Esto de los robots no es nuevo. Allá por el Renacimiento, un tal Leonardo da Vinci ya había proyectado los bocetos de una máquina acorazada con forma humana. Muchos siglos después, los científicos de la NASA recurrieron a aquellos diseños para crear una versión más pequeña y funcional que ayudara a la colonización de Marte. Toyota, en su apuesta por la innovación, lanzó al espacio el 4 de agosto de 2013 a su androide Kirobo, y puso en marcha el primer experimento de conversación entre un humano y un robot más allá de la estratosfera.

De aquel Kirobo astronauta nace ahora su versión doméstica: Kirobo Mini, que saldrá a la venta en Japón el próximo año. Se trata de un pequeño robot de compañía de 10 centímetros de altura y 138 gramos de peso que puede ir contigo a cualquier parte. Es capaz de mantener conversaciones, entiende lo que se le dice e incluso interpreta el estado de ánimo de su interlocutor al analizar sus expresiones faciales. Charlar con este robot resulta de lo más natural, pues su catálogo de gestos y su forma de seguirte con la mirada lo humanizan enormemente.

Además, Kirobo Mini aprende de sus conversaciones. Recuerda lo que le gusta al usuario o situaciones vividas con anterioridad. Puede conectarse a un vehículo, a un smartphone o una vivienda domótica, y mejorar sus habilidades verbales utilizando la información que extrae de ellos. En el coche, es un gran compañero de viaje ya que avisa si detecta que el conductor se siente cansado o si el ritmo de circulación se vuelve más agresivo de lo normal. También tiene palabras de aliento cuando el viaje se hace largo o cuando el destino ya está próximo.

/
Walk Assist Robot
/
Robots Humanoid y Robina

La familia de Kirobo

No todos los autómatas presentan forma humana ni mantienen conversaciones. Toyota desarrolla robots industriales desde 1970 y se sirve de ellos en diversos procesos, principalmente en soldadura y pintura. También ayudan a las personas en operaciones de transporte y montaje. Estas máquinas echan una mano para mejorar la calidad de los productos y reducir sus costes.

Pero más allá de los procesos industriales, los robots ‘humanizados’ son campo de estudio para la innovación de Toyota. Partner Robot es un proyecto de la marca que se centra en este ámbito bajo la máxima: “En armonía con la gente”. El objetivo es crear robots que encarnen la “bondad” y la “inteligencia”, y que sean capaces de ayudar a los humanos en aplicaciones tales como la asistencia, el cuidado de ancianos, la fabricación o la movilidad.

Un ejemplo es Personal Assist Robot (Robot de Asistencia Personal). Se trata de una máquina con características humanas: ágil, cálida y amable. Posee la suficiente inteligencia como para tomar decisiones por sí misma y sirve de asistente en la atención de personas mayores, en la fabricación y en asuntos de movilidad. Su principal proyección se concentra en el ámbito de la enfermería y la atención médica en los hospitales, para ayudar en el cuidado de los pacientes y las personas mayores.

Otro miembro de la familia es Walk Assist Robot (Robot de Asistencia para Caminar). Su objetivo es ayudar a las personas que han perdido la movilidad de una pierna, en casos, por ejemplo, de accidente cerebrovascular o polio. Este robot se une a la extremidad del usuario para ayudarlo a moverse de forma segura y natural, permitiéndole realizar actividades típicas de la vida diaria como subir o bajar cuestas y escaleras, sentarse y levantarse o entrar y salir de un coche. Con la ayuda de este robot el paciente adquiere mucha independencia.

También en la línea sanitaria se encuentra Care Assist Robot (Robot de Asistencia al Cuidado), una máquina que ayuda a levantar al paciente y a transportarlo hasta el inodoro u otros lugares. Con este autómata se podría mejorar la vida de muchos enfermos, pero también la de sus cuidadores, ya que casi el 70% de ellos sufren dolor de espalda a causa de las pesadas cargas que han de levantar en su trabajo.

Robina es otro de los androides que componen la familia Toyota. Con una forma más humana que los anteriores, también sirve de ayuda en procesos de atención médica y de enfermería pero, además, realiza tareas domésticas. Es capaz de pensar y moverse por sí mismo, llevar y usar objetos, e incluso conversar con la gente.

Otro ejemplo es Humanoid, que consigue mover todo su cuerpo, caminar como una persona e incluso utilizar herramientas. Tan humano que toca instrumentos como el violín o la trompeta. Está claro que los robots están aquí para quedarse y que Toyota no piensa perderse esta nueva ola de innovación tecnológica.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.