¿Qué financiación conviene más a mi negocio?

Renting, leasing o un crédito, no siempre es fácil decidir

Una vez escogidos el modelo, el color, el motor y el equipamiento, llega la hora de decidir cómo pagar el vehículo de empresa. Cuando el efectivo no es una opción, Toyota ofrece un abanico de posibilidades de financiación entre las que el profesional debe escoger la que mejor se adapta a las características de su negocio y la que le ahorra más dinero y preocupaciones.

La mayor parte del tiempo que dedicamos al proceso de compra de un vehículo para nuestro negocio se destina a la selección del modelo en cuestión y de sus características y equipamientos. En lo que habitualmente no se pone tanto interés es en analizar las diferentes posibilidades de financiación a las que se puede tener acceso y que, en función de lo que se esté buscando, pueden adaptarse más o menos a nuestras necesidades profesionales y de ocio y ahorrarnos muchos disgustos y dinero.

Los profesionales que necesiten adquirir un nuevo vehículo, una vez que se han decantado por el modelo y por sus características, tienen que pasar a la segunda fase del proceso: elegir cómo lo van a pagar. Con Toyota eso es sencillo, dejando a un lado el pago en efectivo, que es un método poco habitual (y menos en el entorno de las pymes y de los autónomos), ofrece un menú a la carta en el que se puede elegir entre las fórmulas del renting, del leasing y de la financiación tradicional (crédito).

Toyota Renting Plus

El renting o alquiler a largo plazo con servicios añadidos de Toyota es la opción más utilizada por las grandes empresas, aunque está ganando cada vez más adeptos entre autónomos, pymes y clientes particulares. La razón de su popularidad es que en una única factura concentramos todos los pagos relacionados con la movilidad corporativa, olvidándonos de impuestos, del mantenimiento, del seguro o de la letra del coche.

Optando por este método de financiación no tendremos que preocuparnos más de si hemos renovado el seguro del coche, de si tenemos que cambiar las ruedas o de si hemos pagado la tasa de circulación de nuestro municipio. Está todo incluido en la mensualidad. Un servicio ‘llave en mano’ que nos permitirá centrarnos en nuestro negocio y no perder el tiempo con papeleos.

Tabla comparativa entre financiación, renting y leasing
Ventajas de cada fórmula de financiación de Toyota Business Plus
/
Hay todo un abanico de posibilidades de financiación para empresas
Toyota Leasing Plus

Con el leasing o alquiler con derecho a compra, Toyota permite al cliente profesional decidir la cuota mensual que quiere pagar por su automóvil durante un tiempo de contrato prefijado, al final del cual tiene la posibilidad de comprar el vehículo o de volver a optar por una opción similar. El usuario, al término del período establecido, puede comprar el coche, del que conoce el precio final desde el primer momento, o devolverlo.

Como ventajas de esta fórmula nos encontramos que el cliente profesional puede financiar el 100% del vehículo (también el Impuesto de Matriculación) y todo ello sin tener que hacer frente a una entrada y logrando un tratamiento fiscal ventajoso en lo que se refiere al Impuesto de Sociedades y al IRPF.

Toyota Credit

La tercera de las opciones que pueden escoger las grandes empresas, las pymes y los autónomos para pagar sus vehículos es la financiación tradicional. Jugando esta carta, los usuarios no tienen que realizar un gran desembolso en el momento de la compra, puesto que pueden fraccionar el coste total y elegir el importe que quieren dejar como entrada y el período en el que quieren cumplir con el pago, que puede elevarse hasta siete años.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.