Di adiós a tus miedos sobre los híbridos

Desmentimos las leyendas urbanas sobre los híbridos

¿Sigues conduciendo el coche que heredaste de tu tío-abuelo porque crees que es el más fiable? ¿Te aterroriza cambiar por miedo a equivocarte en tu elección? ¿No estás seguro de que un híbrido sea lo que necesitas porque es diferente a los coches que has conducido hasta ahora? Analizamos los 6 miedos (infundados) más comunes sobre los vehículos híbridos.

Para exorcizar tus temores no vas a tener que disfrazarte de nada, ni recitar un conjuro, ni siquiera será necesario que enciendas una vela. Tan solo tienes que leer con atención cada uno de los puntos de este manual para que desaparezcan por siempre jamás tus miedos y temores a los vehículos híbridos.

1.- Es una tecnología nueva y poco fiable

Toyota lleva casi 20 años comercializando vehículos híbridos y en este tiempo ha vendido más de 9 millones en todo el mundo. Además, Toyota está entre las tres marcas más fiables del mercado según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), para el que se consultó a 30.000 conductores europeos.

Es decir, no hablamos de una tecnología desconocida: millones de conductores la han probado antes que tú y los nuevos modelos híbridos ya incorporan la cuarta generación con records de eficiencia.

2.- No voy a saber conducirlo, es muy complicado

Para empezar, arrancar un Toyota híbrido es tan sencillo como pulsar un interruptor: no necesitas ni girar una llave. Después de esto, la conducción híbrida es igual de sencilla, en parte porque no tiene marchas: ¿has conducido alguna vez un vehículo automático? Entonces ya tienes todo aprendido: te puedes olvidar del pedal de embrague y de la palanca de cambios, y disfrutar de la carretera.

Aunque nunca hayas conducido un híbrido, no te costará acostumbrarte a que el coche haga muchas cosas por ti, entre ellas que automáticamente identifique cuándo puede moverse con el motor eléctrico, cuándo necesita utilizar el de combustión o los dos a la vez, e incluso con ninguno para aprovechar la inercia y no gastar gasolina ni electricidad. A lo que sí puede que te cueste habituarte es a que tu coche no emita ningún sonido cuando circule en modo eléctrico, aunque a lo bueno uno se acostumbra rápido.

/
Las baterías están perfectamente aisladas para que ni el frío ni el calor interfieran en su funcionamiento.
/
La conducción de un coche híbrido es tan sencilla como la de cualquier otro coche automático.
3.- ¿Y si se agota la batería eléctrica? ¿Me voy a quedar tirado?

La batería de los híbridos Toyota está programada para que antes de agotarse del todo, se ponga en marcha el motor de gasolina. Pero en cualquier caso, si las condiciones de la carretera o tu estilo de conducción han agotado la batería, el motor de gasolina se encargará de dar vida al vehículo, así de fácil. Nunca te quedarás tirado por la batería precisamente porque al ser híbrido, cuentas con una segunda fuente de energía.

Y cuando la batería esté baja, a medida que circules propulsado por el motor de gasolina, el sistema híbrido la recargará de nuevo con la energía regenerada. ¿Enchufes? No son necesarios: la batería de los híbridos Toyota se recarga con la propia energía que genera el coche.

4.- Son vehículos poco dinámicos y aburridos de conducir

Otro miedo infundado: las baterías compactas y el motor eléctrico permiten que el de gasolina sea más pequeño y ligero. Si comparas un híbrido Toyota con un diésel de potencia similar, comprobarás que su peso es muy parecido. Además, la combinación del motor de gasolina y el eléctrico generan una respuesta inmediata, aumentando el par motor, esa cifra que nos da la sensación de fuerza de los diésel. ¿De verdad crees que puede ser aburrida una tecnología capaz de conseguir las prestaciones de un diésel con un consumo tan reducido?

5.- ¿Y si quiero hacer un viaje largo?

No hay problema: aunque el consumo no será tan bajo como en ciudad, ¿quién ha dicho que no puedes cruzar España con un híbrido? Puedes hacerlo exactamente igual que si condujeses un vehículo de motor de combustión tradicional. La única diferencia es que darás cuenta de que gastas menos dinero en combustible porque el sistema aprovechará cualquier ocasión para funcionar en modo eléctrico o por inercia, es decir, sin que sea necesario el impulso de ninguno de sus motores, ni el de gasolina ni el eléctrico.

6.- Cuando hace mucho frío o mucho calor, el híbrido se para

Falso: ya sea en la noche más fría del invierno, o en el mediodía más caluroso del verano, un Toyota híbrido no dejará de funcionar, porque todo su sistema eléctrico, y en especial la batería, están aislados para que nada interfiera en su actividad, ni siquiera las temperaturas más extremas.

Ahora que hemos exorcizado tus miedos sobre los coches híbridos, ¿qué tal si lo compruebas por ti mismo? Si te atreves a probar un híbrido, desterrarás todas tus dudas.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.