¿Cuánto vale el tiempo de revisar el coche de empresa?

El tiempo es dinero para empresa y trabajador

La revisión estival nos puede dejar dos días sin nuestra herramienta de trabajo. Con el coche de sustitución de Toyota el profesional siempre está cubierto.

El verano hace que muchos conductores particulares y profesionales acudan al taller para hacer las revisiones tanto preventivas como correctivas necesarias para poder realizar los desplazamientos vacacionales con totales garantías y con el vehículo en perfecto estado de revista. No obstante, el proceso de solicitar cita y el tiempo que pasa el vehículo en el taller tiene un coste laboral y económico, especialmente para las personas que dependen de su automóvil para trabajar.

Sin embargo, con Toyota Renting Plus se acaban las preocupaciones de los clientes de empresa, así como para autónomos y pymes a la hora de pensar que su coche tiene que pasar por el taller. Este método de financiación incluye el mantenimiento del coche en la cuota mensual, de forma que el cliente no se tendrá que estar preocupando por lo que le costará la próxima revisión. Además, evitará todas las molestias de quedarse sin coche si se decanta por la opción del vehículo de sustitución, que asegura su movilidad en todo momento, aunque su vehículo habitual esté ‘parado’.

/
Hasta 48h dedicamos al proceso de revisión

Según un reciente estudio elaborado por ALD Automotive, los conductores, tanto los particulares como los profesionales, dedican una media de cinco horas en todo lo que engloba el proceso de llevar a cabo la revisión del coche en un establecimiento oficial. No perder el tiempo es importante para todo el mundo, pero especialmente en el entorno laboral, en el que el vehículo se utiliza para trabajar, por lo que quedarse sin él durante horas puede tener graves consecuencias.

Estas cinco horas de las que habla ALD Automotive se limitan únicamente al trámite de pedir cita y del traslado del coche, mientras que el proceso de la revisión en sí puede suponer que el automóvil pase un día en el taller, en caso de que se trate de un mantenimiento preventivo, y de 48 horas, si hay que reparar o sustituir alguna pieza. Tiempo es dinero y más para los profesionales, por lo que ALD ha trasladado estas horas que pasa el coche sin poder usarse a una cifra económica.

/

Así, tomando como base el salario medio interprofesional y analizando el coste por hora, el coste de una revisión preventiva del vehículo representaría al conductor unos 36 euros de media, mientras que el mantenimiento correctivo supondría 56 euros. Por todo ello, todo lo que permita reducir el tiempo que los profesionales dedican a los trámites, a pasar la revisión y a reducir el período sin coche será de gran ayuda para los clientes que necesitan el coche para trabajar.

Los datos del estudio apuntan que los clientes tienen que esperar para acudir al taller una media de una semana, mientras que el tiempo que pasa el coche recibiendo las operaciones de mantenimiento oscila entre uno y dos días, en función del tipo de trabajo que haya que realizar.

¿Cómo ahorrar tiempo y dinero en la revisión?

Todas estas incomodidades y perjuicios económicos para el usuario se evitarían con la fórmula Toyota Renting Plus, como un servicio llave en mano en el que el conductor profesional, los autónomos y las pymes sólo se tienen que preocupar de asegurar lo mejor para su negocio.

Esta solución de Toyota incluye la cuota mensual todos los gastos derivados de la propiedad del vehículo y de su desgaste, como son los trámites de pago de impuestos, así como de gestión del seguro, el pago de las tasas y, por supuesto, todo lo referente al mantenimiento. El contrato incluye todos los mantenimientos preventivos y correctivos del vehículo y también la sustitución de los neumáticos en caso de que se hayan desgastado con el paso de los kilómetros.

Toyota Renting Plus permite acabar con las molestias que suponen dejar el coche (herramienta de trabajo para muchas personas) en el taller, ya que esto puede tener un impacto negativo en el negocio por no poder ir a reuniones con clientes, con proveedores o simplemente por no poder viajar con el coche corporativo. La opción de vehículo de sustitución que ofrece Toyota evita estos quebraderos de cabeza y sirve para que los profesionales siempre puedan continuar con sus obligaciones laborales aunque su coche habitual se encuentre en boxes por un período de tiempo mayor o menor.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.