La cámara frontal de Toyota Safety Sense

detecta lo que el ojo no ve

Una señal de límite de velocidad, ¡atención! ¿Se te ha pasado por alto? A la pequeña cámara frontal del Safety Sense de tu Toyota, no. Ni eso, ni muchas otras cosas que tus ojos no ven. En centésimas de segundo, esta cámara detecta distancias, líneas o señales de tráfico, entre otras cosas. Un pequeño prodigio de innovación.

Esta cámara es capaz de controlar muchos parámetros en combinación con los datos aportados por los sistemas de radar de ondas milimétricas. Esta información es interpretada por un completo procesador del sistema Safety Sense de Toyota que, en tiempo real, es capaz de actuar sobre cada uno de los dispositivos en función de los datos obtenidos.

El Safety Sense engloba todos los sistemas de ayuda a la conducción para mejorar la seguridad al volante. La cámara frontal se encuentra en la parte posterior del espejo retrovisor interior enfocando a la carretera. Esta tecnología se comporta como el ‘corazón’ de Safety Sense, ya que de su trabajo dependen buena parte de los elementos de seguridad de Toyota.

En el caso del Sistema de Seguridad Precolisión, la cámara es capaz de analizar lo que hay por delante de nuestro Toyota, incluso detectar si hay un peatón o un objeto en movimiento. De este modo, en caso de una posible colisión o atropello, avisa al conductor y realiza una frenada de emergencia. Esta cámara también es capaz de ‘leer’ las líneas que delimitan los carriles y los límites de la propia carretera y, si no hemos activado los intermitentes, nos avisa de que nos estamos saliendo de nuestro carril.

Nada se escapará a tu mirada

Otra de las sorprendentes funciones de la cámara, es ‘ver‘ las señales de tráfico que indican limitaciones de velocidad o prohibiciones de adelantamiento, y reproducirlas en el cuadro de mandos. De esta forma el conductor siempre tiene delante las señales más importantes por si las hubiera olvidado, algo que puede ocurrir en carreteras con tramos de diferentes límites de velocidad. Y se convertirá en la silenciosa voz de tu conciencia, porque si superas el límite la advertencia parpadeará en el salpicadero de tu Toyota, para recordarte que estás superando la velocidad permitida.

Pero esta sorprendente cámara es capaz de ver también de noche y conectar o desconectar las luces cortas o largas en función de las condiciones de visibilidad, teniendo en cuenta no deslumbrar a los conductores que viajan en sentido contrario ni a los que van por delante de nosotros. Y lo hace con una rapidez sorprendente, en centésimas de segundo, mucho menos tiempo del que emplearía cualquier humano en pensar y actuar sobre el interruptor de las luces.

Por poner un ejemplo: si circulamos a 90 km/h, un segundo supone recorrer casi 30 metros deslumbrando al conductor que viaja en sentido contrario, y dejándolo sin visibilidad. De la misma forma, si tardamos casi un segundo en pasar de cortas a largas, habremos perdido una gran superficie de alumbrado, un espacio en el que podemos encontrarnos con obstáculos o peatones.

Para todo esto y mucho más, la ‘mirada’ de esta cámara de Toyota Safety Sense es tu mejor visión en la carretera.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.