Ahorra cada día con un Toyota híbrido

Un híbrido necesita menos recambios y el desgaste es inferior

¿Sabías que los híbridos Toyota ahorran dinero todos los días a sus propietarios? Tienen un menor coste de mantenimiento gracias a su diseño inteligente que hace que necesiten menos piezas, y al menor desgaste en otros elementos.

Hay muchas posibles razones para comprar un determinado modelo de coche. Muchos de los clientes se centran, antes de tomar la decisión, en aspectos diferenciales del modelo, como la potencia, los menores niveles de consumo o su impacto medioambiental, especialmente en el caso de los vehículos híbridos. Todo ello sin olvidar la relación calidad-precio y la fiabilidad del fabricante.

Menos piezas + menos desgaste = mantenimiento más barato

Otra gran ventaja de los híbridos es el menor coste de mantenimiento, como ya han descubierto nueve millones de conductores. Esto es así, en gran medida, debido a que las mecánicas híbridas prescinden de elementos cuyo uso suele implicar desgaste. Por tanto, no hay que cambiarlos. ¿Cómo pueden prescindir de elementos mecánicos que otros vehículos necesitan?

Por un lado, los híbridos Toyota poseen una transmisión automática con un único engranaje planetario de tres piezas (tipo e-CVT) que une el motor térmico y dos máquinas eléctricas (ambas pueden funcionar como motor o generador según interese en cada situación). Pero además, gracias a su diseño de increíble simplicidad, se puede prescindir completamente de 5 elementos mecánicos, sujetos a desgaste, habituales en los vehículos convencionales:

  • Embrague: al ser automáticos, no existe pedal de embrague ni ningún otro elemento de fricción en la transmisión de los Toyota Full Hybrid. El conductor solo tiene que ocuparse de acelerar y frenar, ya que el sistema híbrido decide en todo momento la combinación ideal de par motor eléctrico y térmico para optimizar el rendimiento, incluso en ciertos momentos puede funcionar apagando el motor térmico (por ejemplo en un atasco a baja velocidad), avanzando como si fuera un vehículo 100% eléctrico.
  • Caja de cambios: los modelos con tecnología Toyota Full Hybrid no tienen relaciones de cambio como los vehículos con cambio manual o automático convencionales. Entonces, la desmultiplicación de transmisión se ejecuta mediante un control de la resistencia al giro de las maquinas eléctricas acopladas al engranaje planetario. Así, podemos simular infinitas relaciones de cambio según las necesidades de tracción, no teniendo necesidad de elementos típicos en las cajas de cambio como los engranajes, sincronizadores, frenos o embragues.
  • Alternador: en vehículos convencionales el alternador transforma la energía mecánica del motor de combustión en energía eléctrica para alimentar los diferentes dispositivos eléctricos. Los Toyota con tecnología híbrida utilizan un convertidor eléctrico DC/DC que transforma la energía eléctrica de la batería de alto voltaje (utilizada para alimentar las maquinas eléctricas) en otra de 12V. Este tipo de convertidor no requiere ningún mantenimiento y no roba potencia al motor en ninguna circunstancia.
  • Motor de arranque: las propulsiones tradicionales disponen de un motor eléctrico auxiliar, que se alimenta de la batería del vehículo, para facilitar el arranque de los motores de combustión interna. El arranque del motor de combustión interna de los Toyota Full Hybrid se produce gracias al par de una de las dos máquinas eléctricas que incorpora, que fácil e imperceptiblemente lo voltea hasta que gira por sí mismo.
  • Correa de accesorios: dado que incluso el compresor del aire acondicionado o las bombas de circulación del refrigerante se mueven gracias a motores eléctricos, no es necesario utilizar correas externas al motor de combustión, lo que reduce las pérdidas por arrastre de los diferentes accesorios.

Los neumáticos duran más

Toyota cifra la duración media de los neumáticos en sus híbridos en más de 50.000 kilómetros, lo que supone un desgaste inferior al de las cubiertas en motorizaciones convencionales. Esto es así por dos motivos:

  • El Sistema de Regeneración de Frenado Controlado Electrónicamente, por el cual el vehículo recupera la energía eléctrica generada en el frenado y las deceleraciones y recarga la batería, ahorra fricción en las pastillas y los discos de frenos –que también duran más–, y, por extensión, a los neumáticos, que sufren menor rozamiento en las frenadas.
  • La distribución de los pesos en los modelos híbridos reduce sustancialmente el deterioro de los neumáticos, de nuevo por sufrir un menor rozamiento cuando ruedan.

Por último, los motores eléctricos son muy estables y extremadamente difíciles de romper, y las baterías, ya sean de níquel o de ión litio, suelen durar toda la vida útil del automóvil.

Un chequeo gratuito para híbridos

Por otra parte, los usuarios de Toyota que ya disfrutan de uno de ellos tienen la tranquilidad de poder acceder al Chequeo Integral del Sistema Híbrido, un servicio especializado que asegura el correcto funcionamiento de la mecánica del vehículo hasta el quinto año, y de la batería híbrida hasta el décimo. El chequeo consiste en una revisión completa de todos los componentes híbridos del vehículo mediante un avanzado sistema de diagnosis. Se trata de un servicio incluido en el mantenimiento anual de Toyota.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.