Tu coche feliz como un niño con zapatos nuevos

5 consejos para el perfecto mantenimiento de tus neumáticos

Todos sabemos que el mantenimiento de nuestro vehículo no es una tarea fácil, tampoco agradable ni barata. Es una rutina que puede parecer fastidiosa o para la que no solemos sacar tiempo, pero os la hacemos más llevadera con cinco claves que siempre debemos tener en cuenta.

Son la única parte de tu coche que está en contacto con la carretera. Son los encargados de soportar todo el peso del vehículo (que puede llegar a ser 50 veces el peso del neumático). Son quienes resisten los acelerones, las frenadas y los obstáculos. Son tus neumáticos. Hacen todo esto por ti. Haz tú también algo por ellos.

Conducir con neumáticos con mala presión hace que nuestro coche consuma más y tenga un peor comportamiento sobre el asfalto. Por no hablar de su desgaste y de las posibilidades de sufrir un pinchazo, o lo que es peor, un reventón. Toma nota de todo lo que tenemos que llevar a cabo para mantener las cubiertas de nuestro automóvil en perfecto estado, con esta pequeña guía todo será muy fácil.

1. Presta atención al dibujo

La ley dice que el dibujo debe tener un mínimo de 1,6 milímetros. Llegar a esos niveles es muy arriesgado y por tanto Toyota recomienda hacer revisiones frecuentes y más cuando se acerca la época de desplazamientos.

2. Lleva siempre la presión adecuada

Una presión por encima o por debajo de la aconsejada produce un desgaste anómalo de los neumáticos, disminuye el agarre, y aumenta la posibilidad de sufrir un pinchazo o un reventón. ¿Pero cómo saber cuál es la adecuada para tu coche? En el manual de instrucciones de tu coche puedes encontrar las medidas más adecuada en función del tamaño de tus cubiertas y el nivel de carga con que viajas.

Si aún así no lo ves claro o si prefieres consultarlo con un experto, pide cita en tu taller oficial más cercano y ahórrate las esperas.

3. Mantén tus neumáticos equilibrados y en paralelo

Sabrás que los neumáticos no están alineados si la dirección ‘tira’ hacia un lado o si las ruedas vibran. Pero aunque no notes nada, esto no quiere decir que funcionen correctamente: para estar 100% seguros, revísalos una vez al año si percibes señales de desgaste.

4. Utiliza neumáticos con el tamaño adecuado

Las dimensiones de las cubiertas afectan directamente al comportamiento y también al consumo. Unas gomas más anchas de lo recomendable pueden incrementar el consumo en hasta medio litro a los 100 kilómetros. Para que esto no ocurra, en la ficha técnica de tu vehículo te aparecerá el tamaño correcto de las ruedas que debes utilizar.

5. No dejes para mañana las reparaciones pendientes

Los neumáticos tienen una vida útil de entre seis y diez años, si los utilizas más tiempo la goma puede perder efectividad. ¿Cuántas veces se deja una pequeña avería para más adelante durante meses, y cuando se acude al taller se descubre que de haberlo llevado cuando se produjo la solución hubiera sido más sencilla y barata?

Si has sufrido un pinchazo lleva cuanto antes la cubierta a tu taller oficial. Ellos sabrán valorar si es viable o no la reparación en función del sitio donde se ha producido y de su gravedad. En caso de que tengas que inflarlos cada poco lo más probable es que necesites un cambio.

Estos cinco consejos son los imprescindibles para el mantenimiento de tus neumáticos, pero existen otras pequeñas medidas que no queremos dejar de comentar por su utilidad: sustituir las válvulas de las ruedas con cada cambio de neumático, rotar los neumáticos cada 10.000 o 15.000 kilómetros para que se desgasten por igual; y por último realizar una conducción sin brusquedades, evitando pellizcar las ruedas con bordillos y socavones, y frenando la velocidad antes de los resaltos y badenes.

Teniendo en cuenta este manual de mantenimiento, tus neumáticos serán siempre el mejor ‘calzado’.

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.