Contacta con nosotros Toyota Renting Plus Toyota Leasing Plus

Toyota Empresas

Cinco razones por las que tener un híbrido es más rentable

Los automóviles híbridos, además de incorporar la última tecnología, también permiten ahorrar a tu empresa desde el primer momento.

Lo primero en lo que se fijan los clientes particulares a la hora de comprar un coche es en el precio, aunque durante el proceso de compra van adquiriendo importancia otros factores como el diseño, el espacio interior, el consumo de combustible, la seguridad o el contenido tecnológico y multimedia. Estos aspectos son relevantes para los gestores de flota de las empresas, aunque no tienen la misma relevancia a la hora de decantarse por un modelo u otro cuando se tiene que satisfacer las necesidades de movilidad de una compañía. En la primera página del manual de los responsables de las flotas aparecen escritas en negrita las siglas TCO — Total Cost of Ownership o Coste Total de Propiedad—, que son las que determinarán la elección final entre un automóvil u otro.

A la hora de renovar la flota de vehículos de una empresa, los gestores analizan el coste total que le supondrá a la compañía la utilización de esa unidad a lo largo de la duración del contrato, teniendo en cuenta aspectos como el precio de adquisición, la depreciación del mismo durante su utilización, el consumo de combustible, el desgaste de las piezas y de los neumáticos o el coste del seguro. Analizando todos estos datos a través de fórmulas matemáticas se llega a un resultado numérico que será el que dictamine el modelo por el que se debe optar para actualizar el parque de vehículos de la entidad, ya que será el que marque la cuota mensual que se tendrá que abonar.

Las empresas, especialmente las de mayor tamaño, suelen optar por el régimen del renting para satisfacer las necesidades de movilidad de su negocio y de sus empleados, ya que engloban en un único pago mensual la mayor parte de los gastos derivados de los mismos, como el pago del seguro, el precio de compra, el servicio de mantenimiento, la sustitución pautada de los neumáticos o el pago de los impuestos. No obstante, la minuta mensual que tiene que afrontar la compañía vendrá marcada por el famoso TCO.

Ya que el TCO es el que marca el ‘modus operandi’ de las empresas y de las firmas de renting, a los gestores de flota les conviene tener en cuenta cuáles son los vehículos que cuentan con unos costes de propiedad más bajos, entre los que destacan los híbridos. Este tipo de automóviles incorporan un sistema de propulsión en el que se combina una mecánica de combustión y una eléctrica, lo que les sirve para poder circular durante algunos kilómetros sin consumir combustible.

/

A continuación, cinco razones por las que los híbridos deben tenerse muy en presentes a la hora de ajustar al máximo los gastos de movilidad de las empresa y en el momento de adquirir nuevas unidades para la flota.

  1. Precio de adquisición: los precios de los modelos híbridos, gracias a su rápida expansión y a la reducción de costes de producción, se están equiparando cada vez más con los de los de motor de combustión, diésel y gasolina, a lo que hay que sumar otras ventajas durante el proceso de compra. En España, por ejemplo, los modelos híbridos de Toyota están exentos del pago del impuesto de matriculación, al tener emisiones de dióxido de carbono (CO2) por debajo de 120 gramos por kilómetro. En el canal de particulares, estos modelos también se pueden beneficiar de las ayudas a la compra del Plan PIVE, que se sitúan en 1.500 euros si se suman las aportaciones del Estado y de las marcas.
  2. Consumo de combustible: al poder circular durante unos kilómetros en modo eléctrico (sin emisiones ni consumo), los coches híbridos permiten experimentar un ahorro significativo en el gasto de carburante, principalmente en su uso urbano, donde puede llegar hasta el 40% de disminución en comparación con un modelo de gasolina de similares características. Esta rebaja de consumo es muy relevante en los vehículos de empresas que experimentan un alto kilometraje anual.
  3. Neumáticos: los neumáticos son uno de los elementos que más se mira con lupa por parte de los gestores de flota a la hora de determinar el TCO de los modelos de su parque, ya que la sustitución de los mismos viene recogida de una forma periódica en los contratos de renting. Los híbridos montan neumáticos de baja resistencia a la rodadura, con lo que logran menores consumos de combustible y registran una mayor duración.
  4. Mantenimiento: es otra de las claves que afecta al coste total de propiedad de un vehículo en las flotas de las empresas y sobre todo la cuota que deben pagar mensualmente las mismas. Las firmas de renting trabajan con estudios de fiabilidad que pueden provocar que la cuota aumente o disminuya. En el caso de los híbridos, los ratios de fiabilidad son muy satisfactorios. Además, los híbridos de Toyota tienen una mayor garantía que los coches con motor convencional: cinco años o 100.000 kilómetros para los componentes del sistema híbrido.
  5. Valor residual: este concepto determina la cuota mensual que se deberá pagar por el renting del coche, dado que las compañías del sector suelen recomprar dichos vehículos al final del período establecido en el contrato (normalmente tres años). Los modelos híbridos tienen unos mejores valores de recompra y en el mercado de segunda mano, ya que incorporan la última tecnología del mercado, por su fiabilidad y porque tienen unos consumos de combustible y unas emisiones de dióxido de carbono menores que los de combustión.

Toyota Empresas

La flota de su empresa, en manos de profesionales

Nuestra política de privacidad

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si necesitas más información o quieres saber cómo cambiar su configuración Política de Cookies.